Home / Opiniones y Puntos de Vista / 30 Formas de reconocer al Trabajador Mediocre

30 Formas de reconocer al Trabajador Mediocre

El día que tome la decisión de contratar un trabajador mediocre, la Empresa habrá perdido dos cosas: tiempo (que no recuperará jamás) y productividad (la cual le será respuesta de acuerdo a lo establecido al final de éste documento)

  • El trabajador mediocre es útil y puede ser aplicado, estrictamente en el marco de lo que se le ha asignado.
  • Desarrolla sus tareas con responsabilidad porque hace lo posible por evitar problemas que lo incomoden.
  • Necesita supervisión cercana para trabajar en los umbrales superiores de su capacidad.
  • Puede acompañar mucho tiempo al equipo de trabajo, no engrosa necesariamente las estadísticas de rotación de personal, evita la incomodidad de buscar empleo de forma permanente.
  • Es celoso con el trabajo que hace porque está consciente que alguien lo puede hacer mejor.
  • Casi nunca reclama por el nivel de sus ingresos allí donde corresponde, por otra parte lo hace de forma permanente allá donde no corresponde.
  • Cumple horarios y cumple cronogramas. ¡Ojo!, no es un mal empleado, es un trabajador mediocre.
  • Si el Jefe lo permite, siempre está cerca de él y le proporciona muestras efusivas de consideración y servicio. Al permitirlo, él Jefe es también un trabajador mediocre.
  • No busca los ascensos de puesto pero los espera. Ne cree necesariamente en su capacidad pero si cree en la fortuna.
  • No es un mal compañero de trabajo, todo lo contrario, NECESITA ser un buen compañero porque el rendimiento grupal le genera cobertura.
  • Quienes compiten en la estructura organizacional pueden quedarse tranquilos con el trabajador mediocre, él no compite. Todo tipo de “competencia” lo expone y lo agota.
  • Habitualmente tiene altamente desarrolladas sus habilidades sociales, esto puede ser aprovechado en la Organización, por ejemplo para garantizar el éxito de las fiestas.
  • No es una persona pesimista, es un individuo entusiasta.
  • Su identificación con la Organización puede ser muy alta porque si ella lo alberga se convierte en su “zona de confort”.
  • El término “zona de confort” lo inventó él.
  • Si existe una recompensa inmediata puede hacer, eventualmente, algún trabajo “extraordinario”, es decir, fuera de lo ordinario.
  • ¿Rebelde? ¡En Absoluto! ¿Empleado difícil? Casi nunca. Lo único que lo puede “sacar de sus casillas” es la asignación de alguna tarea permanente fuera de su rutina.
  • Puede tener muchos estudios en su haber y variados títulos, pero sus calificaciones, por supuesto, son coherentes con su perfil.
  • “No se puede” es la frase que más utiliza. “Muy difícil” es su calificación preferida, tanto para lo que hace como para lo que no pudo hacer.
  • Argumenta siempre (en privado), que nació en el país equivocado y que trabaja en el lugar incorrecto. Él está hecho para otras realidades.
  • Cuando se habla de Oportunidades, se le complicó el día.
  • Tiene una vara muy amplia para medirse a sí mismo y una muy corta para medir a los demás.
  • El mundo tiene la obligación de ayudarlo, la Sociedad de entenderlo, el Estado de mantenerlo, la Familia de soportarlo.
  • Para él detrás de cada fortuna “existe un crimen”, la persona de éxito es “sospechosa” y sus jefes “unos hijitos de papá” o “amigos del dueño”.
  • Ha escuchado hablar de la “milla extra” pero no encuentra el vídeo.
  • Escucha hablar a sus compañeros de intenciones de renunciar al empleo por otras oportunidades laborales o ideas de emprendimiento e inmediatamente reconoce el significado de la palabra Inconsciencia.
  • Empieza la semana de trabajo con excelente ánimo cuando su equipo de futbol ganó el fin de semana. Si perdió, tarda un par de días en recuperar el ritmo. De todos modos la Empresa no pierde mucho con este “inconveniente”.
  • No le gusta en absoluto que la Empresa pase por situaciones difíciles, porque cuando sucede eso se siente, repentinamente, muy observado.
  • Cuando lea esto, reirá de buena gana y se “apenará” por los demás.

El día que tome la decisión de despedir al trabajador mediocre, la Empresa habrá ganado dos cosas: mayor productividad y un enemigo por mucho tiempo.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *