Inicio / Desarrollo Personal / Motivación Personal: el Poder detrás de todo acto humano

Motivación Personal: el Poder detrás de todo acto humano

La Motivación activa y condiciona todo lo que los seres humanos hacen, para bien y para mal, beneficio o perjuicio.

La Motivación activa la fuerza de voluntad y permite que el hombre construya el destino que se ha propuesto.

No es necesariamente cierto que existan personas que carezcan de suficiente fuerza de voluntad para hacer lo que desean, hay más bien, quienes que no tienen la Motivación necesaria para sostener sus procesos.

A efectos del crecimiento personal, la Motivación que sustenta todo acto de transformación y evolución parece simple: hacer aquello que resulte gratificante y produzca satisfacción.

¿Por qué entonces resulta tan difícil convertirse en la persona que se DESEA ser?, ¿por qué es complejo erradicar hábitos inapropiados, emociones destructivas, impulsos nocivos y hacer efectivamente lo que conviene?

La respuesta parece lógica: las personas privilegian gratificación y satisfacción de corto plazo sobre otras que tienen mayor valor pero deben construirse con esmero y paciencia.

Existe Motivación para alcanzar el peso ideal y verse como uno quiere en el espejo, pero también es gratificante comerse un apetitoso pastel ahora mismo. Motiva pensar en la vida económica que se quiere tener, pero también es gratificante aceptar un trabajo que paga bien ahora mismo aunque no contribuya a la visión mayor.

El problema no se encuentra en la propia Motivación, más bien en la preferencia otorgada a las gratificaciones en términos de tiempo. Las motivaciones mayores sucumben, muchas veces, ante las de corto plazo.

En las motivaciones de corto plazo (el pastel, la hora de sueño adicional, el ingreso inmediato, etc.), participan las Tentaciones. En las motivaciones mayores (la persona que deseo ser) debe actuar la Fuerza de Voluntad.

Es una lucha entre deseos (tentaciones) y DESEOS (propósitos mayores).

Para coincidir con las tentaciones las personas no deben hacer mucho. El contacto es sencillo y rápido, no hace falta hacer nada en particular. El estado de las personas que “se encuentran” con las tentaciones es completamente pasivo.

En cambio, para coincidir con los propósitos mayores las personas deben ACTIVARSE, deben hacer cosas concretas al respecto. Los propósitos mayores no se alcanzan por inercia, casualidad o fortuna, se tienen que construir.

Ahora bien, si la Motivación existe de hecho para alcanzar los propósitos mayores, todo radica en identificar una técnica que permita luchar eficientemente con las tentaciones y alcanzar el cauce de las gratificaciones mayores.

Esta técnica debe considerar el factor Tiempo, porque se trata de enfrentar y vencer gratificaciones de corto plazo para alcanzar luego los premios importantes.

En este punto surge la necesidad de entender un concepto fundamental: Éxito se escribe con “e” minúscula.

Mientras más ambicioso el objetivo, mayor la necesidad de establecer metas pequeñas. Solo con pasos cortos y seguros se realizan viajes largos y sin contratiempos.

La consecución de metas pequeñas proporciona ésa gratificación de corto plazo que lucha con las tentaciones. La satisfacción de alcanzar el Éxito (con “e” minúscula), refuerza la motivación para marchar en pos de la próxima meta. El circuito se vuelve virtuoso por efecto de la energía que genera.

Esta energía tiene una particularidad importante: constituye producto de la victoria del hombre sobre sí mismo. Y no existe triunfo que se valore más. Por mucho que las personas piensen que es gratificante vencer a otros, poco representa eso en comparación al goce que genera la victoria interna.

Es por tanto vital la administración adecuada de los procesos que establecen, alcanzan y consolidan las metas pequeñas que llevan al objetivo importante.

Y en éste esfuerzo pueden ayudar mucho algunos conceptos de Estrategia.

La dinámica que la Estrategia recomienda para alcanzar un objetivo se inscribe en los siguientes esfuerzos:

  • Ofensiva
  • Consolidación de Posiciones
  • Dominio de Posiciones
  • Defensa de Posiciones.

Para que la Ofensiva, o conquista de la meta establecida, pueda ser efectiva, es necesario establecer objetivos pequeños altamente representativos. Si el objetivo se define equivocadamente, la Ofensiva será infructuosa y no existirá la posibilidad de consolidar, dominar y defender nada.

Un método recomendable al establecer las metas iniciales que (eventualmente) conducirán a los DESEOS mayores, es plantearse algo que podrá alcanzarse en SIETE DÍAS. Un periodo corto en el que puedan medirse los avances con facilidad y sea relativamente sencillo superar obstáculos.

Se dice que los procesos mentales que consolidan hábitos se producen a los 20, 30 o 60 días  (según la fuente que se considere), sin embargo lo verdaderamente complicado es el INICIO: las primeras horas, el primer día, la primera semana.

Quién desea iniciar el viaje hacia sus DESEOS mayores debe tener disposición y resolución para invertir SIETE DÍAS de su vida en el intento. Si es preciso, esos siete días pueden fragmentarse en periodos más cortos, incluso en horas, paso a paso.

En cualquier operación que gestiona la Estrategia (militar, de negocios, personal o de otra índole), la OFENSIVA es la parte más costosa y delicada. En ella deben involucrarse los mejores recursos, los mayores esfuerzos, toda la concentración y habilidad posible. No hay pausa o descanso en la Ofensiva, es todo para adelante, la visión puesta en el objetivo, pagando el costo de cada hito que se conquista.

Esto debe hacer la persona que está iniciando viaje para alcanzar sus DESEOS mayores y la mejor versión de sí misma: SIETE DIAS de sacrificio total.

El día Ocho la Ofensiva continúa, pero ya lo hace con energía propia. Se ha conquistado un espacio básico, ya no se trata de avanzar con la espalda pegada a la pared.

Acá se manifiesta en todo su esplendor el Poder de la Motivación personal, puesto que ella no solo existe naturalmente, también se nutre y retroalimenta de la victoria: un pequeño triunfo puede definir grandes batallas.

Para garantizar la obtención de estas primeras victorias los objetivos deben ser pocos. Esto mismo recomienda la Estrategia a partir del Principio de “concentración de esfuerzos y recursos” en el punto más débil del oponente. Por otra parte, ello también coincide con el hecho que la fuerza de voluntad es una energía que se agota y debe utilizarse con inteligencia.

La CONSOLIDACIÓN de posiciones demanda que las metas alcanzadas se aseguren completamente antes de iniciarse otro movimiento. Esto puede llevar tiempo y es necesario ser paciente. La victoria, muchas veces, genera un entusiasmo que puede ser imprudente. La persona que ha alcanzado las primeras metas no puede ir en pos de otras antes de estar segura que lo obtenido no se pierda por efecto de tentaciones y gratificaciones de corto plazo.

Existen técnicas para consolidar los resultados obtenidos, pero la extensión de estas líneas no permite detallarlas acá.

El DOMINIO de posiciones constituye la etapa en que la persona estudia, investiga y conoce con mayor profundidad todo lo que está involucrado en el emprendimiento que está realizando. Así, si el Propósito Mayor es mantenerse en peso y con una alimentación saludable, una vez que se han conquistado y consolidado las primeras posiciones, la persona comienza a conocer y estudiar a profundidad todo lo que involucra la medida que ha tomado. Este conocimiento refuerza la Motivación, le otorga fundamentos.

La DEFENSA de posiciones ya tiene que ver con la construcción de un estilo de vida alrededor de lo que se ha conquistado.

De esta forma, aprovechando el Poder inmenso que existe en la Motivación Personal, los individuos pueden marchar en pos de la conquista y construcción de la Mejor Versión de Si Mismos.

Esto es una lucha, como lo es todo en la vida, pero no existe lucha que pague mejor ni sacrificio que esté más justificado.

Nada en la naturaleza expone mediocridad, toda la Creación es una manifestación de virtud y excelencia. Y el hombre, que es su criatura más prominente, no puede ser otra cosa que la mejor versión de sí mismo.

Invertir todo lo que se pueda durante unos cuantos días para tratar de dar el giro importante no parece un precio muy alto.

(si precisas ayuda o deseas conocer algo más respecto a lo expuesto no dudes en contactarme: carlosnava@elstrategos.com)

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas Publicaciones en tu correo


 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *