Inicio / Desarrollo Personal / La Vida convoca luchadores o víctimas

La Vida convoca luchadores o víctimas

Se puede tener, o no, un sentido positivo de la Vida, se puede aceptar en menor o mayor medida  que ella es una invitación al logro, la conquista y la felicidad; se puede discutir sobre la sabiduría existente para entenderla, los criterios para interpretar lo que es una vida de calidad o lo que debe ser “calidad de vida”; se puede aceptar que de la Vida sabe más quien se encuentra cerca de entregarla que aquel que en ella da sus primeros pasos, incluso se puede especular sobre la Vida después de la muerte. Se puede hacer todo esto y más, ¡pero nunca se podrá afirmar que la Vida es fácil!

A cada quien le llegarán los momentos difíciles, las malas noticias, las penas, los dolores. Nadie será ajeno a la enfermedad o la muerte, el desprecio, el desamor y el abandono. Se podrán superar las pruebas con buen ánimo y eventualmente se alcanzarán victorias, ¡pero nadie podrá afirmar que el proceso es fácil!

Calificar la Vida como “fácil” constituye un desconocimiento de su naturaleza esencial y un acto arrogante. Se puede argumentar que la Vida es bella o que el acto de vivir es una bendición como pocas, pero por ello no desaparece su dificultad, así como no deja de existir el Sol porque se esté disfrutando de una noche fresca.

La Vida es una lucha que empieza en la existencia temprana y acaba junto con ella. Poco tiempo tiene el hombre para mantenerse al margen de esta realidad, apenas los escasos años de la infancia y la inconsciencia. Luego es todo lucha, hasta el final.

Esta no es necesariamente una lucha por vivir, porque al final y al cabo se vive de todas formas; es más bien una lucha por “vivir bien”, o “no vivir mal”.

Si no se pelea, la Vida impone condiciones.

Al luchar el hombre trata de darle forma más benigna y beneficiosa a la realidad que enfrenta, y  ¡de esto se trata todo!  No hay un hombre, ni lo hubo, que consiguiera imponer todas sus condiciones a la Vida, se alcanza, como mucho, a darle forma favorable a las que ésta determina. Por eso mismo el proceso de vivir es una lucha y no una conquista, porque no existe el triunfo definitivo: una victoria solo conduce a la próxima contienda.

La Vida convoca luchadores o víctimas, no existe otra categoría. Quien subestima sus rigores termina siendo víctima, quien sobrestima su capacidad concluye igual.

La Vida solo respeta a quien lucha en todo momento, con el mayor esfuerzo y compromiso, como quien no tiene puentes tendidos tras de sí.

La pelea permanente por “vivir bien” o “no vivir mal” es uno de los pocos factores comunes a esa porción del género humano que no se ha incluido entre las víctimas. Esa acción contenciosa otorga la primera y única profesión común: precisamente la de “luchador en la vida”, todas las otras habilidades y conocimientos cumplen con sumarse a ésta.

Esa capacidad de luchar siempre, con destreza y sin desmayo diferencia unos hombres de otros, aún entre el grupo de los que luchan. Algunas personas hacen carne de la insoslayable necesidad de luchar siempre y se convierten en Guerreros: luchadores profesionales. Otros simplemente luchan. A los Guerreros, la Vida no solo les depara más victorias, también mayores alegrías y reposo.

Solamente quien hace de la lucha su “profesión” esencial puede encontrar alegrías en la refriega y reposo en la contienda.

Para el Guerrero, que con el simple luchador mantiene la misma distancia que el cisne con el pato, la lucha es una condición natural, omnipresente, y por lo tanto es también un elemento completamente neutro.  Y es ésa neutralidad  la que permite que obtenga sosiego, y paz.

En la Lucha por “vivir bien” o “no vivir mal” el Guerrero con las mejores condiciones y disposición es quien consigue más victorias, y ello define formas más benignas en las condiciones que impone la Vida. No tiene mejores posibilidades quien acumula más conocimientos y destrezas en el arte o en la ciencia, quien las tiene es el Guerrero que ha hecho de la lucha por la Vida una profesión. No es el Doctor o el Ingeniero, no es el Señor y tampoco el Caballero.

La Lucha por la vida no termina en la acumulación de bienes, en la conquista del amor, en la victoria sobre la enfermedad o en la falsa sensación de que alguna vez se alcanzan los sueños, la Lucha solo termina con la vida del Guerrero, y es en plena conciencia de esto que el Guerrero alcanza alegría y reposo.

El éxito para el Guerrero se escribe siempre con “e minúscula”; no existe el Éxito por denominación. Todo lo que se le puede arrancar a la Vida es una victoria en la batalla que anticipa la próxima contienda. Pero en ésa “e minúscula” es donde se encuentra el secreto de la alegría y el sosiego, en la posibilidad de entender la victoria y darle la relevancia que merece, especialmente en el marco de una guerra que no ha concluido y nunca lo hará. El Guerrero entiende esto, el que tan solo lucha no, y a la víctima nada de esto le importa.

En la concepción y  formación del Guerrero es un yerro fundamental afirmar que la Vida es fácil, también asegurar que es un territorio de conquista o tratar de calificar el éxito en el lenguaje permisivo de una poesía.

La Vida no es nada de esto. La Vida es apenas un grito que convoca al Guerrero.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe la próximas Publicaciones en tu correo


 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *