AHORRO ACTIVO, técnica para crear capital y emprender

El Ahorro Activo, como una práctica de vida, puede significar un completo y positivo cambio en la existencia de las personas. Uno como pocos, porque apunta a resolver la incomodidad que representa la estrechez financiera, la falta de dinero, la precariedad económica.

Ahorro es igual a inversión, ésa es una premisa económica que se aprende temprano. Su lógica y utilidad es evidente, por ello aplicarse en entenderla vale la pena. Ambas variables de la ecuación, el ahorro por un lado y la inversión por el otro, demandan desarrollo de conocimientos, técnicas, aptitudes varias y, por supuesto, actitud.

(Ahorro Activo forma parte del Programa de Asesoramiento sobre la Psicología del Dinero de Carlos Nava Condarco)

Invertir no es más difícil que ahorrar, aunque parezca extraño.

El ahorro no es tarea fácil. Mucho menos el Ahorro Activo que involucra el crecimiento permanente de fondos más allá de los “aportes” del ahorrista. Ahorrar eficientemente es algo que poca gente consigue hacer. Menos, probablemente, que aquella diestra en las labores de invertir.

Existen dos tipos de ahorro que las personas pueden evaluar:

Ahorro Pasivo y Ahorro Activo

El ahorro pasivo es el proceso de acumular dinero por medio de aportes periódicos hasta formar un monto determinado. Es el tipo de ahorro que más se practica y el que la mayoría de las personas ha hecho en algún momento de su vida. Este ahorro es producto de la voluntad de las personas para “separar y asignar” regularmente, cierta cantidad de dinero a un fondo que no se dispone para otro fin.

Los motivos del ahorro pasivo pueden o no estar claros cuando se inician las tareas. Habitualmente están destinados a solventar gastos mayores que no pueden efectuarse con el ingreso corriente: compra de propiedades, movilidades, colegiaturas, viajes, etc. Eventualmente pueden constituir un capital para invertir, pero la proporción de ahorristas que sostienen este objetivo es sustancialmente menor al otro.

El ahorro pasivo no es sencillo, pero lo es mucho más que el Ahorro Activo. Por esto mismo rinde menos y consume más tiempo.

Aplicando la técnica de Ahorro Activo se pueden acumular fondos hasta tres veces mayores a los que puede alcanzar el ahorro pasivo en un tiempo determinado (30 meses para este ejercicio).

Adicionalmente, el Ahorro Activo se desarrolla con el concurso de todo el círculo familiar, en el marco de sus propias finanzas, y tiene la ventaja del apoyo que esto representa.

Orden, método, fuerza de voluntad y determinación son condiciones necesarias para el ahorro pasivo. Y esto lo dificulta, puesto que pocas personas tienen ésos atributos desarrollados. Más allá de esto, el ahorro pasivo no precisa otras condiciones.

El Ahorro Activo es un proceso técnico más complejo. Consiste en acumular dinero por medio de los aportes del ahorrista sumados al rendimiento de “activar” los fondos ahorrados. El Ahorro Activo tiene una dinámica que supera la sola voluntad del ahorrista para efectuar aportes periódicos. Demanda organización general de la economía y su manejo financiero. Exige que las actividades cotidianas graviten alrededor de las labores de ahorro, sin que por ello se afecte innecesariamente la calidad de vida familiar.

El Ahorro Activo consigue que las personas tomen consciencia integral de sus intereses económicos y ordenen su vida hasta alcanzar independencia de las necesidades acuciantes de dinero.

Permite visualizar y planificar actividades profesionales más allá del tiempo que tome la tarea de ahorrar. Por ello es un mecanismo ideal para los interesados en invertir y desarrollar emprendimientos.

Tanto el ahorro pasivo como el activo parten de la constitución de un fondo de dinero de los ingresos del ahorrista.

La actividad financiera de toda persona puede resumirse a partir del comportamiento de las siguientes cuentas:

  • Ingresos (salario, honorarios, rentas, etc.)
  • Gastos Básicos (Todos aquellos destinados a sostener las necesidades de la familia y eventualmente el pago de deudas)
  • Gastos no Básicos (gustos principalmente)
  • Ahorro

Cuando las personas deciden destinar una proporción de sus ingresos para la cuenta de ahorro se activa el proceso. Bien sea de carácter pasivo o activo.

El ahorro no tiene que estar sujeto a ninguna proporción específica del ingreso. Eso no es necesario. Lo importante es que exista y cumpla las siguientes condiciones:

  1. Debe ser una proporción del ingreso que NO afecte la calidad de vida personal o familiar. El Ahorro que exige muchos sacrificios de las personas, está destinado a durar poco y constituye una pérdida de tiempo.
  2. Debe ser una proporción del ingreso que incomode la disposición general del dinero sin afectar la calidad de vida. Si los aportes al ahorro son muy fáciles de hacer, la tarea no dura mucho y concluye siendo ineficiente.
  3. El ahorro, en el sentido que acá se le da, debe ser una tarea periódica, regular. Por esto mismo es importante definir un monto manejable.
  4. El ahorro NO debe disponerse en ningún gasto o gusto si es que ello no es ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLE. En muchas ocasiones se destina a gastos imperativos o de emergencia, pero estos mismos inconvenientes pueden tratarse tomando otras previsiones en las tareas de ahorro y considerando pólizas de seguros y afines.
  5. El Ahorro Activo precisa establcer una Suma Base antes de disponer otras medidas. Hasta alcanzar la Suma Base, el Ahorro Activo se comporta como cualquier ahorro pasivo.

Haciendo abstracción de la lógica de los ingresos y para ser prácticos, el ahorrista debe manejar las siguientes cuentas en sus finanzas personales (el orden de presentación es premeditado):

  • Ahorro
  • Gastos
  • Gustos

Colocar la cuenta de ahorro primero es un acto que persigue enfoque y condicionamiento del inconsciente hacia la tarea. En los procesos de ahorro, definir una estructura conservadora de gastos corrientes es importante.

Con los fondos destinados a gustos se puede ser más severo. Al menos por ciertos periodos de tiempo. Pero tampoco es buena medida anularlos o llevarlos al límite, porque atentan contra premisas básicas de la psicología de las personas, y en ése sentido no ayudan a las tareas del ahorro.

Las etapas por las que transita el Ahorro Activo son:

  • I Apertura del fondo (0 meses)
  • II Alcanzar la Suma Base (6 meses, aproximadamente)
  • III Optimización de Gastos Corrientes (6 meses)
  • IV Optimización de Costos Financieros (6 meses)
  • V Inversión 20-20-30 (6 meses)
  • VI Inversión 40-20-30 (6 meses)
  • VII Conversión del ahorro en capital de inversión para inquietudes de emprendimiento. (Tiempo transcurrido hasta este punto, 30 meses).

El criterio para la administración de las etapas es incremental. La activación sucesiva de ellas no anula o detiene la anterior.

A partir de estos fundamentos la mecánica del Ahorro Activo es como sigue:

1.- Escoger una moneda para el ahorro que no esté sujeta a devaluaciones significativas o pérdidas de su valor.

2.- Definir la Suma Base para el fondo de ahorro activo.

Esta Suma Base no puede ser inferior al 50% del total de los ingresos mensuales de la persona. Mejor si es equivalente a un ingreso mensual completo e ideal si es mayor. En tanto se alcanza la Suma Base sólo debe ahorrarse de forma pasiva.

3.- El fondo de ahorro activo puede constituirse con dos tipos de aporte.

Uno que se separa periódicamente de los ingresos (Cuota de Ahorro Regular) y otro que se construye a partir de “montos de dinero pequeños y dispensables”.

Estos últimos son muy útiles y pueden alcanzar proporciones sorprendentes. Habitualmente se los hace con monedas o billetes de corte menor, ésos que terminan gastándose imperceptiblemente. Este “ahorro de corte pequeño” puede hacerse, incluso, por medio de “alcancías”, y tiene resultados muy interesantes en el tiempo.

4.- Una vez alcanzada la Suma Base y por un periodo de 6 meses, debe activarse la optimización de los Gastos Corrientes.

Si la estructura de gastos del hogar puede optimizarse haciendo compras por volumen y menor precio, compras con descuento, pagos adelantados, etc., la Suma Base puede destinarse a ellos.

Las oportunidades de generar ahorro cuando se dispone de dinero líquido son muchas y habitualmente pasan desapercibidas. La mayoría de ésas oportunidades están cerca, en los gastos de alimentación, transporte, alojamiento, colegiaturas, servicios básicos, etc. Si se tienen niños pequeños y se compran pañales, por ejemplo, el ahorro sirve para comprarlos por volumen y reducir el costo unitario.

Todo ahorro que se genere por la optimización debe AGREGARSE al fondo de Ahorro Activo.

Cada descuento conseguido, todo diferencial de precio o “ganancia” alcanzada con esta mecánica, NO debe disminuir la cuenta de gastos, debe aumentar la cuenta del ahorro. Esto significa que se tiene que sustraer la diferencia de la cuenta de gastos y colocarla en la cuenta de ahorro. Los gastos siguen igual, pero los ahorros suben.

La optimización de Gastos Corrientes debe sumarse a los aportes regulares a la cuenta de ahorro durante 6 meses sin hacer esencialmente nada más (aparte de proseguir regularmente con la Cuota de Ahorro). Todas las tareas de la técnica de Ahorro Activo precisan práctica. Por eso es recomendable dedicar al menos 6 meses a cada etapa. Luego el carácter de las tareas agregadas permite que se desarrollen las nuevas sumándolas a las previas.

El orden y la disciplina son elementos vitales en los esfuerzos de ahorro activo.

Los fondos del “ahorro de corte pequeño” no deben destinarse a estas tareas.

5.- Luego de 6 meses de activar la optimización de Gastos Corrientes, la cuenta de Ahorro Activo ya suma un buen tiempo de aporte regular y “ganancias” por efecto de la optimización.

En este punto puede iniciarse el proceso de optimización de Costos Financieros.

Estos se refieren al pago de intereses u otros similares que se estuvieran pagando por deudas bancarias, tarjetas de crédito, etc. Incluso, si el 50% – 70% del fondo de Ahorro Activo alcanza, debe procederse a cancelar el capital de alguna deuda y revertir el pago de los intereses o costos financieros hacia el fondo de Ahorro Activo. Esto involucra otro movimiento de fondos entre la cuenta de gastos y la de ahorro. La idea (para enfatizarlo nuevamente) no es anular el gasto. Solamente transferir el pago que se efectúa a un tercero hacia la cuenta del Ahorro Activo.

En el caso que no se tuvieran obligaciones financieras, lo recomendable es activar los fondos del Ahorro Activo (no más del 50%) para generar la capacidad de compras o consumos a crédito (de una forma parecida a la que se consigue con una Tarjeta de Crédito). Esto permite aumentar las capacidades de gasto corriente y/o el dinero destinado a gustos.

Con la optimización de Costos Financieros la persona o familia maneja su propia “tarjeta de crédito”.

Igual a las que tienen curso en el mercado. Los gastos efectuados se dividen en 6 o 12 cuotas iguales, y a cada una se le asigna un interés fijo que se acumula mensualmente en la cuenta de Ahorro Activo, sumada al pago de la cuota mensual del capital pagado.

La habilitación de una “tarjeta de crédito interna” afecta la estructura de la cuenta de gastos y/o gustos. Pero lo hace en una forma que puede ser controlada. Lo importante es aumentar la calidad de vida sin generar un costo financiero que salga del circuito de las finanzas personales, a la vez que incrementa el fondo de Ahorro Activo.

Para activar esta etapa se necesita método y orden. Por ello no es recomendable hacerlo antes de practicar la etapa III por lo menos 6 meses.

El fondo de Ahorro Activo, cuando tenga las proporciones necesarias, puede servir para hacer inversiones domésticas mayores (deudas que habitualmente se contraen fuera del círculo familiar), y generar un ingreso financiero: compra de inmuebles, muebles, vehículos, viajes, etc.

Durante esta etapa el “ahorro de corte pequeño” debe permanecer inalterable.

6.- Inversión 20-20-30.

En esta etapa, el Ahorro Activo debe destinarse a pequeñas inversiones. Ninguna del carácter que puede tener un Capital de Riesgo (el emprendimiento propiamente dicho). El parámetro de 20-20-30 establece que se utilice hasta un 20% del fondo de Ahorro Activo acumulado y se invierta en alguna operación que genere un 20% de ganancia en el curso de 30 días. El 20% del fondo de Ahorro Activo no debe modificarse a medida que pasen los seis primeros meses de la aplicación de esta medida. Es decir que termina constituyendo un monto fijo.

Las operaciones que se brindan mejor para este tipo de inversiones pequeñas son las de compra-venta de algún bien. El ahorrista debe desarrollar conocimientos y aptitudes para encontrar oportunidades en el mercado que cumplan los parámetros. Esta es una tarea en la que se va alcanzando experticia progresivamente.

La premisa para estas operaciones es que tengan un grado muy bajo de riesgo. Deben ser conservadoras y evaluarse muy bien antes de hacerse. Se puede empezar con cosas pequeñas y de interés del círculo inmediato de familiares o amigos. Generalmente lo más efectivo es comprar bienes a bajo costo y venderlos con un 20% de incremento en su valor. Las ofertas, las ventas con descuento, las liquidaciones, los remates, las ventas de garaje, etc., proporcionan oportunidades para esto.

Lo más importante en esta etapa es desarrollar habilidades de venta. Indispensables para la práctica del Ahorro Activo (y de hecho para todas las cosas en la vida).

El Ahorro Activo se diferencia de otras técnicas de ahorro precisamente porque condiciona las habilidades del ahorrista para hacer inversiones. Y éstas no pueden realizarse sin labores efectivas de venta.

Si la premisa de los 30 días no se cumple, no hay problema, esto se ajusta de manera progresiva. Lo importante es no comprometer más del 20% del fondo de Ahorro Activo en estas primeras operaciones.

Es recomendable aplicar el método de 20-20-30 al menos 6 meses antes de dar el siguiente paso.

En esta etapa no se comprometen los fondos de las cuentas de gastos o gustos. Únicamente los fondos del ahorro.

Durante esta etapa, el “ahorro de corte pequeño” debe permanecer inalterable.

7.- Inversión 40-20-30.

Ésta es exactamente igual a la anterior pero involucra hasta un 40% del fondo de Ahorro Activo acumulado. Dado el carácter incremental de la técnica, en este punto se está haciendo uso del 60% del total del fondo de Ahorro Activo (sumando los fondos que ocupa la inversión 20-20-30). Esta proporción se va revirtiendo a medida que transcurre el tiempo, porque el 40% debe aplicarse con carácter fijo al monto de partida.

Al igual que en el caso anterior éstas inversiones no deben destinarse a Capital de Riesgo, y preferentemente concentrarse en compra y venta de bienes y cosas parecidas.

Esta es la última etapa de la técnica de Ahorro Activo antes de tomar la decisión de volver el Ahorro un Capital de Riesgo. Por ello es importante aplicarla al menos 6 meses antes de tomar la otra decisión.

Al final de esta etapa puede concluirse la tarea de “ahorro de corte pequeño” y proceder a sumar el monto obtenido a los fondos totales del Ahorro Activo.

8.- Conversión del Ahorro Activo en Capital de Riesgo para emprender.

Hasta este punto han transcurrido 30 meses del proceso de administrar el Ahorro Activo y puede tomarse la decisión de disponer del fondo, total o parcialmente, para convertirlo en capital de un emprendimiento.

Si la persona tiene la intención de continuar con la tarea de Ahorro Activo puede disponerse hasta del 50% del fondo acumulado para convertirlo en Capital de Riesgo. Si se dispone este 50%, el saldo del fondo permite continuar con la mecánica del Ahorro Activo descrita en los 7 puntos previos.

Proseguir o no con el Ahorro Activo en este punto depende de varios aspectos:

  1. La disposición de la persona para continuar en una ocupación de ingreso fijo que posiblemente le rinda menos que el movimiento de su capital.
  2. Dependiendo del monto de los aportes al ahorro que se hicieron durante los 30 meses transcurridos (la cuota de ahorro original), es posible que el fondo total de Ahorro Activo acumulado no tuviese un tamaño absoluto muy importante y el ahorrista definiese aumentarlo un tiempo más.
  3. Capacidad de atención y tiempo para administrar el ahorro.
  4. Intención de alcanzar con los rendimientos del Ahorro Activo un monto equivalente al del Ingreso Fijo de partida (el salario u honorario inicial).

Es recomendable que como rendimiento de este primer Capital de Riesgo se contemple como máximo un 25% anual sobre el capital. Éste es un parámetro razonable para un emprendimiento, y acota los riesgos. La persona que participa en el Ahorro Activo tiene desarrollados varios ingresos y no precisa arriesgar mucho. La experiencia positiva en el primer emprendimiento es de mucha importancia técnica y psicológica. Por ello se debe ser cauteloso. Esto no quiere decir, de NINGUNA MANERA, que las inversiones no fracasen. Ése es un resultado previsible. Y encararlo forma parte de atributos y actitudes que todo emprendedor debe poseer.

9.- Si se decide sostener un tiempo más el Ahorro Activo, la primera conversión de ahorro en capital debe considerarse como un elemento que se agregue a todo el circuito, y en ése sentido continúe incrementado el fondo de ahorro fijo si la rentabilidad se obtuviese.

Los próximos 6, 12, 18 meses, el ahorrista puede tomar la decisión de habilitar un segundo, tercero o cuarto ahorro y convertirlo en capital adicional. Éste capital adicional puede destinarse a incrementar el original o para otros emprendimientos.

Al final de los 30 meses ésta es la estructura del fondo de Ahorro Activo:

Cuota de Ahorro Regular (CAR)

Cuota por Optimización de Gastos Corrientes (COGC)

Cuota por Optimización de Costos Financieros (COCF)

Cuota por Inversión 20-20-30  (CI20)

Cuota por Inversión 40-20-30  (CI40)

Cuota por Inversión Capital de Riesgo 1  (CICR1)

Cuota por Ahorro de Corte Pequeño  (CACP)

Comportamiento del Fondo de Ahorro Activo:

Los primeros 6 meses (aproximadamente): formación de Suma Base

Del mes 6 al 12:

Suma Base +CAR + COGC + CACP

Del mes 12 al 18:

CAR + COGC + COCF + CACP

Del mes 18 al 24:

CAR + COGC + COCG + CI20 + CACP

Del mes 24 al 30:

CAR + COGC + COCG + CI20 + CI40 + CACP

Luego del mes 30:

CAR + COGC + COCG + CI20 + CI40 + CACP + CICR1

Considerando los siguientes parámetros (a título de ejemplo):

Si la CAR = Us$ 100 mensual

La COGC = 20% mensual de la Suma Base (se mantiene como cálculo fijo durante todo el periodo)

Si la COFC = 10% mensual de la Suma Base (se mantiene como cálculo fijo durante todo el periodo)

La CI20 = 20% mensual sobre el 20% del Fondo de Ahorro Fijo al mes 18

Si la CI40 = 40% mensual sobre el 20% del Fondo del Ahorro Fijo al mes 24

La CACP = Us$ 1 al día

Al mes 30 se puede tener aproximadamente el siguiente balance financiero:

CAR = Us$ 3.000  (30 meses de Us$ 100 x mes)

COGC = Us$ 2.400 (20% de Suma Base igual a Us$ 500 x 24 meses)

COFC = Us$ 900 (10% de Suma Base igual a 500 x 18 meses)

CI20 = Us$ 1.560 (20% del Fondo de Ahorro al mes 17, Us$ 3.200 x 20% de rendimiento Us$ 130 x 12 meses)

CI40 = Us$ 2.534 (40% del Fondo de Ahorro al mes 23, Us$ 5.280 x 20% de rendimiento Us$ 422 x 6 meses)

CACP = Us$ 900 (Us$ 1 x día x 30 meses)

TOTAL = Us$ 11294.

Obviamente, todos los números tienen utilidad meramente ilustrativa. Pero en general debieran ratificar la diferencia entre ahorro pasivo y activo. No solo en el orden cuantitativo, también en términos cualitativos. Porque la técnica condiciona el desarrollo de aptitudes y actitudes del ahorrista que no pueden conseguirse con el método pasivo.

No existe peor error que simplificar la realidad. Y esencialmente por efecto de esto, la técnica de Ahorro Activo no puede desarrollarse en un texto como éste. Es necesario conocer y entender mucho más. Pero el esfuerzo de hacerlo vale la pena, porque puede ser valioso aporte para la economía familiar y las intenciones de emprender, más allá de las condiciones económicas que existan en el punto de partida.

Para quién desee profundizar en el tema, estos son algunos de los aspectos que deben considerarse.

  1. La capacidad de producción personal y profesional es el factor principal que garantiza los ingresos y el sustento de las personas (no es el ingreso ni el ahorro).
  2. ¿Cuáles son las aptitudes personales necesarias para llevar adelante un esfuerzo de ahorro exitoso?
  3. ¿Cómo establecer la estructura de gastos y la capacidad de ahorro mensual?
  4. ¿Existe una edad ideal para aplicar estas técnicas de ahorro?
  5. ¿Se necesita un ingreso mínimo o fijo para iniciar el proceso de ahorro?
  6. ¿Qué sucede si se pierde el ingreso fijo en el curso del proceso de ahorro?, ¿cómo se evita cortar el proceso o poner el riesgo el fondo de ahorro?
  7. ¿Cómo ordenar la dinámica familiar para encarar el proceso de ahorro?
  8. ¿Cuáles son los enemigos principales de la economía familiar?
  9. ¿Cómo se desarrollan aptitudes básicas para invertir?
  10. ¿Cómo “atrapar” las oportunidades en la vida?
  11. ¿Qué función desempeñan en los procesos de ahorro los aportes, donaciones u otros a terceros?
  12. ¿Qué es realmente la Libertad Financiera, más allá de los postulados simplistas?
  13. ¿Cómo se manejan las deudas?
  14. La habilidad para las ventas es un requisito para la vida, ¿Cómo desarrollarla?

(Ahorro Activo forma parte del Programa de Asesoramiento sobre la Psicología del Dinero de Carlos Nava Condarco. Si desea más información al respecto, tome contacto con el autor: [email protected])

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas Publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:
Loading
Compartir

1 comment

  • Ernesto Pozzo Gonzales

    Excelente aporte a la estructura de conocimientos y aplicación de la administración financiera a la vida real y cotidiana. Esta es una respuesta clara y precisa para toda persona que tenga el deseo y la decisión de trabajar por su independencia financiera.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *