Este es el día que cambiará su destino…

Cambiará su destino el día que decida exigirle a la vida, con toda convicción y energía, lo que se merece. Pocos hacen esto. Verá, la mayoría de las personas tienen baja conciencia de sus merecimientos, y casi nadie posee el coraje de enfrentarse al destino y establecer un punto irreversible de inflexión.

Los merecimientos se alcanzan con inteligencia, sacrificio, esfuerzo y dedicación. Si nada de esto se ha invertido para alcanzar lo que se desea, no hay mérito y nada que exigir. Por lo tanto, y para empezar, nadie cambiará su porvenir si no ha dejado la piel en aquello que quiere.

Ahora bien, el problema habitualmente no es éste. Es más común el caso de personas que tienen méritos pero no toman la victoria que les pertenece. Correcto, ¡no la toman! Transitan por allá resignados a lo que les toca, levantando las manzanas que caen del árbol, sin hacer el esfuerzo para alcanzar las ramas y extraer la fruta.

Esperan que los méritos sean suficientes para que la vida les otorgue el premio que quieren, y en tanto no es así, se resignan a vivir con lo que hay: medias victorias y galardones mediocres. Son dueños de la torta, pero solo comen los mendrugos.

Hay que entender algo con claridad: no solo es necesario arduo trabajo para construir méritos, también lo es para tomar el premio. Si tiene todos los merecimientos pero se conforma con poco, no cambiará su destino.

Bien lo decía John F. Kennedy: “el conformismo es el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento”.

Y conformistas son los que viven con menos de lo que merecen. Son águilas que caminan porque tienen temor o pereza de expandir las alas que poseen. En realidad la mediocridad no está relacionada a lo que se es, más bien a lo que no se quiere ser. Luego, si se tienen los méritos y no se vive en términos de ése valor, se es un conformista de los criticados por Kennedy.

Nadie, nadie en esta vida debería conformarse con menos de lo que merece. Esto involucra trabajo para construir valor, pero también para vivir de acuerdo a él. Así se puede transformar el mundo, porque se le otorga calidad y se destierra lo mediocre.

Cuando usted disponga el final de un estado inmerecido de vida, cambiará su destino. Cuando levante el puño y decida vivir a la altura del valor que ha construido, el mundo le dará el espacio que le corresponde. ¡Solo uno mismo puede dar ése paso!

A la vida se le arrebatan los galardones, ella no regala nada. Y esta no es ninguna fatalidad. La vida misma es el regalo por excelencia, luego todo lo demás debe conquistarse. Hay que tener coraje para tomar el premio que se desea.

Si el objetivo es grande, el esfuerzo es mayor. El costo de escalar una colina está en función del tamaño que posee. Querer alcanzar la cima sin hacer el viaje es una necedad, pero es peor conquistarla y no colocar bandera en ella y habitarla con pleno derecho.

Construir méritos es difícil, pero no vivir de acuerdo a lo que ellos valen, es un acto conformista, una conducta mediocre y cobarde. ¡Hay que decirlo! Transitar la vida sin extraer y dejar en ella lo que se merece es una falta imperdonable.

Cambiará su destino el día que DECIDA hacer efectivo el cheque que ha ganado. Lo tiene en su poder. Ha hecho los méritos para poseerlo, pero es solo un papel en tanto no lo cobre.

Si no exige a la vida el valor que tiene, incluso hubiese sido más inteligente no hacer mucho esfuerzo para acumular méritos. Es tan simple como eso. Nadie juzga a un perico porque no vuele como un águila, se juzga al águila cuando decide tener la vida de un perico.

Nadie le dará el valor que merece si usted no se ha valorado primero. La gente paga por lo que ve en la etiqueta que se le muestra. Si uno mismo decide colocarse un precio bajo, ése será cancelado.

Ahora bien, no desperdicie energía tratando de cobrar más de lo que valen sus merecimientos. Ello caerá por su propio peso, más temprano que tarde. Pero nunca exponga un valor inferior al que realmente posee.

Este es un mundo cada vez más lleno de gente infravalorada por disposición propia. Inicialmente insegura de sí misma, luego temerosa de exponer su valor, y finalmente cómoda y conforme con lo que la vida le da.

Cambiará su destino el día que deje ése empleo que no le retribuye su genuino valor. Cuando salga de una relación que no lo merece. El momento que ponga un alto a la falta de respeto o la humillación. Cuando no se resigne a lo que tiene y vaya por lo que quiere. El momento que entienda, finalmente, que la vida es una promesa de abundancia integral y no de limitaciones y necesidad.

No es un asunto de ego. Éste probablemente dirá siempre que usted vale más de lo que sus méritos indican. Es más bien un asunto de honestidad, consigo mismo y con la vida. La supervivencia del mundo precisa lo mejor que puedan darle los seres que lo habitan, nada menos.

Deténgase un momento ante el espejo y pregúntese con toda honradez si se encuentra contento con la vida que tiene. Esto no es ridículo o intrascendente, es absolutamente vital. Si la inconformidad responde a una falta de méritos es momento de empezar a construirlos, con esfuerzo y dedicación. Si los méritos existen pero no la satisfacción, llego el tiempo de tomar la firme decisión de no infravalorarse nunca más, ante nada ni nadie.

Ésa decisión, la de respetar y hacer respetar el valor que tiene, será la señal que cambiará su destino.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:

 

Compartir