Los 19 códigos de vida que te conducirán a la victoria

En términos de Derecho un código es un conjunto de normas y reglas que condicionan el desenvolvimiento o la dinámica de algo. Y los “códigos de vida” que se exponen a continuación permiten precisamente eso: condicionar positivamente la victoria de cualquiera en lo que fuese que esté buscando.

Estas no son “reglas de vida”, porque si fuera así carecerían de la indispensable sinergia que tiene un código entre sus componentes. Por otra parte, estas normas tratan algo que no siempre merece atención: el hecho de VENCER en los desafíos que la existencia presenta.

Hay una sutil diferencia entre éxito y victoria. El primero obedece a una evaluación íntima y personal. Nadie puede medir o juzgar el éxito ajeno. En cambio la victoria es simple: significa prevalecer, triunfar, conseguir aquello que se desea a pesar de todo lo que trate de impedirlo.

¿Quiere triunfar en aquello que se proponga en la vida? Pues bien, conozca, entienda e internalice estos consejos basados en la enorme sabiduría de Frank Sonnenberg.

1.- “Lo que tienes es momentáneo; lo que eres es para siempre”. El primero de los códigos de vida.

Hay dos cosas que deben entenderse con claridad meridiana para triunfar en la vida. En primer lugar, reconocer que toda posesión es eventual. Hoy existe y mañana no. En segundo lugar, todo lo que se desee obtener en este mundo depende de lo que se ES y lo que se hace.

Las naranjas son siempre fruto del naranjo. Nunca será de otra manera. El árbol ES primero, y por efecto de ello entrega el fruto que se le conoce. Esto se da en la cosecha, pero el árbol siempre está allí, listo para renovar sus regalos, una y otra vez.

Todas las cosas que desee tener en la vida, las personas y experiencias que anhele, están condicionadas por el SER que haya edificado. Éste produce los frutos, nunca es a la inversa.

2.- “Sé una buena persona. Todo lo demás es secundario”.

¿Quién es una buena persona? Simple. Alguien en paz consigo mismo y satisfecho con lo que obtiene de la vida. En esto se resume.

Quién está en paz consigo mismo, lo está con el mundo. Y si está satisfecho con la vida, nunca la encara como acreedor. No pide, más bien da.

3.- “La virtud no consiste en exigir más de los demás; más bien en esperar más de ti mismo”.

Toda victoria se mide por la capacidad de ser ahora mejor que ayer. En esto se resume cualquier comparación virtuosa y todo afán competitivo. Los códigos de vida se orientan al interior, nunca afuera. Nadie tiene poder sobre las cosas que le suceden, pero tiene completa capacidad de controlar sus respuestas a lo que acontece.

4.- “Tienes la libertad de elegir, pero no estás libre de las consecuencias de esas elecciones”.

De esto se trata la RESPONSABILIDAD. Hay que entender que la libertad está sujeta a una sola imposición: asumir las consecuencias de las decisiones que se toman, sean estas las que se esperan o no.

5.- “La paz interior es un subproducto de cómo eliges vivir tu vida”.

Si no se siente en paz consigo mismo, el remedio es sencillo: cambie la forma en la que está viviendo. No hay otro camino.

La paz interior es la representación esencial de la victoria. A ella se llega, de allí nunca se parte. Quién espera tener paz interior para vivir como quiere, peca de ingenuidad y es ocioso. Hay que vivir de cierta forma para alcanzar paz, por lo tanto, deje de enfocarse un rato en ella y concéntrese en ordenar sus actos cotidianos.

La paz interior es un subproducto. Cae como fruta madura cuando se vive apropiadamente.

6.- “Las palabras expresan lo que hay en tu mente, pero tus acciones dicen lo que hay en tu corazón”.

Lo dice el precepto bíblico desde tiempos pretéritos: “por sus frutos los conoceréis”. Hable si quiere que los demás sepan lo que piensa, pero solo sus actos establecerán lo que ES.

7.- “Estoy demasiado ocupado” es otra forma de decir, “no es una prioridad”.

Entienda bien esto cuando se lo digan y evite decirlo usted. Reflexione en este consejo, es uno que le dará muchos triunfos en la vida.

8.- “Los problemas se atienden mejor antes de que surjan”.

No vaya muy rápido en el entendimiento de esto. Entre los códigos de vida que aquí se describen hay una arista capciosa en esta afirmación. Porque si un problema se atiende antes de que surja, entonces nunca fue un problema, ¿correcto?

Así es. La mejor forma de evitar problemas es no complicar las cosas demasiado y aplicarse en actuar bien en todo momento. En tanto esto sea así, menos problemas existirán.

Mire el asunto desde la óptica de la energía. Es siempre más inteligente invertir energía en evitar complicaciones que hacerlo en resolver problemas. Ahora bien, esto no garantiza que las adversidades no acontezcan, pero lo encontrarán con mayor fuerza para enfrentarlas.

9.- “QUE es correcto es mucho más importante que QUIEN tiene la razón”.

Ganar una falsa argumentación constituye una victoria pírrica. No lo haga. Si su guía es lo correcto puede perder alguna batalla, pero el triunfo en la guerra estará garantizado.

10.- “No creas todo lo que piensas” (una de las normas más sabias de los códigos de vida).

El enemigo más grande está en el interior. La mente traiciona nueve veces por cada una que orienta para bien. De esto se trata la genuina pugna entre el bien y el mal en este mundo.

Sea humilde y escéptico respecto a lo que piensa. Nunca asuma que posee la verdad. Por el contrario, reconózcase falible, cuestiónese. Así honra la sabiduría de un hombre mayor, aquel Sócrates que decía, “lo único que sé es que no se nada”.

11.- “Eres lo que comes y, por sobre todo, la información que digieres”.

Hay alimento para el cuerpo y lo hay para el alma. Cuide ambos.

12.- “Trata la crítica como un regalo, no como una bofetada”.

La persona segura de sí misma se edifica con el adulo y también con la amonestación. Siempre está por encima de ambas. Porque si alguien depende del adulo ajeno para sentirse bien, tiene su estatura definida por otros. Y si se da por afectada con la crítica, se reconoce enano.

13.- “Las excusas gritan falta de voluntad para cambiar”.

14.- “Invierte en las relaciones para no gastar tiempo y recursos en repararlas”.

El buen inversor no espera gratificaciones inmediatas, las visualiza en el tiempo. Ésa es la forma de tratar las relaciones. Mientras más se siembra y se da, tanto más se toma.

No hay mejor inversión en este mundo que la que se hace en las relaciones con los demás, sean estas cercanas o no. Siembre, riegue, cuide. No espere fruto inmediato, porque en tiempo de cosecha lo encontrará en abundancia.

Finalmente, nadie hay más pobre que ese individuo que se afana en construir relaciones para encontrar en ellas su propio significado.

15.- “Si bien la cantidad de amigos puede alimentar tu ego, nunca satisfacerá tu corazón”.

16.- “Tener malas compañías es como estar en un área infestada de gérmenes. Nunca sabes lo que puedes contagiarte”.

Incluir esta premisa en los códigos de vida solo puede pagar bien. Evidentemente nadie busca contagiarse conscientemente de un germen, pero cuando se está entre ellos, el contagio es probable.

17.- “La gente te pondrá a prueba en pequeñas formas antes de confiar completamente en ti”.

Por lo tanto, si desea recibir en grandes proporciones, sea leal y fiel en lo pequeño. Nada hay insignificante o despreciable en las dinámicas que construyen la confianza.

18.-“La forma en que manejas el éxito dice mucho de ti”.

Es curioso, pero el éxito expone en tanto que el fracaso puede ocultar. En situaciones victoriosas pocos reprimen su naturaleza pues se asumen virtuosos por lo que les pasa.

El éxito es más riesgoso que el fracaso en muchos sentidos, pero el principal es siempre éste: muestra a cada quién tal como es. Si bien, bien. Si mal, mal. Y si es esto último, a comenzar de nuevo, puesto que no ha existido ninguna victoria.

19.- “Sigue a tu conciencia. Tienes que vivir contigo mismo por el resto de tu vida”. Este es el fundamento de los códigos de vida.

Se puede huir de todo y de todos, pero la conciencia es fiel centinela hasta el final. Entre las muchas formas de graficar el infierno, ésta será siempre ilustre: una conciencia que tortura hasta el final porque no es escuchada.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:

 

Loading
Compartir