Cómo dominar la intuición. 13 consejos

¡El poder de la intuición es increíble! Pero pocas personas entienden de qué se trata y cómo se interactúa con ella. Esta “guía interna” forma parte de la naturaleza humana, y es incluso más tangible que la realidad física. Entender cómo dominar la intuición tiene la misma importancia que dominar el habla o la locomoción. Estos son 13 consejos que ayudan en el proceso.

Aunque se viva en una sociedad predominantemente lógica, todos confían de una forma u otra en ésa “guía interna” que posee el ser humano. Se den cuenta o no, las personas activan su intuición de innumerables formas todo el tiempo.

Existe una intrincada red de información que se comunica permanentemente a través de los sentidos. Este flujo de datos y señales, emocionales e intuitivas, proporciona la capacidad de vivir y tomar decisiones conscientes.

La “información intuitiva” parece más elusiva que otras, pero en realidad la única diferencia es el nivel de conciencia que se posee al respecto. La mayor parte de las personas reconocen y procesan con facilidad señales físicas y emocionales, sin embargo, nadie les enseñó a identificar sensaciones intuitivas. Y como resultado, son poco conscientes de ellas e incapaces de dominar su intuición.

Aunque el sentido intuitivo del ser humano puede ser tan fuerte como el físico, si no se sabe cómo reconocerlo, se pierde por completo.

Bien que por comodidad intelectual se prefiera llamar a esto intuición, guía interna, habilidad psíquica o presentimiento, hay que reconocer que todas las personas tienen acceso directo a un punto de vista “trascendente” que las puede guiar en su caminata por la vida.

Y se crea o no, con buena práctica este “sentido trascendente” puede ser tan claro y obvio como saber cuándo quitar la mano de una estufa caliente.

Estos son 13 consejos sobre cómo dominar la intuición:

1.- ¡Piense por sí mismo!

Una de las razones más importantes para que la intuición no se desarrolle, es que la mayor parte de las veces la realidad se interpreta y juzga de acuerdo a parámetros externos. Son las opiniones e interpretaciones de los demás las que habitualmente condicionan el juicio propio. De esta manera se filtran las cosas y eventos a partir de la percepción de los demás.

Esto provoca una distorsión y un “distanciamiento” de la guía interna.

Para dominar la intuición es indispensable prescindir de filtros de percepción ajenos. No se puede permitir que otras personas influyan en las preferencias o elecciones propias.

En tanto cada persona se ocupe de sus propios asuntos y piense por sí mismo, más prosperará su intuición.

2.- Atrévase a cometer errores

A menudo se desconfía de la intuición porque se tiene miedo a cometer errores. Pero en realidad, es más probable que precisamente se yerre por no escucharla.

Confiar en los instintos es, muchas veces, como situarse en la posición del polluelo que está parado en el borde del risco y debe lanzarse al vacío para su primer vuelo. La razón protesta con vehemencia, pero cuando se da el paso, la magia sucede.

La intuición es la expresión de una sabiduría interior que conduce al ser humano en sus experiencias sobre esta tierra desde el inicio de los tiempos. Es completamente real y confiable. Pero no puede manifestarse en los espíritus conservadores que poco actúan por temor a equivocarse.

3.- Si quiere saber cómo dominar la intuición, olvídese de comparaciones y competencia

En tanto el móvil de la acción sea compararse con alguien o competir por “externalidades”, es imposible tomar consciencia plena de la “voz interior”.

Cuando sólo los sentidos físicos comandan los actos (esto sucede en las comparaciones), la intuición se repliega.

Por lo tanto no se debe permitir que normas sociales, la presión del grupo o expectativas culturales, lo mantengan a uno en zonas de confort familiar, haciendo lo que “hace todo el mundo”, o lo que la masa considera “normal”.

Si se quiere ser una persona extraordinaria, hay que aprender a confiar en ésa cualidad también “extraordinaria” que se posee: la voz interior.

4.- Reduzca la velocidad

Si se está “ocupado” todo el tiempo y se transita con premura de una actividad a otra, ¡no hay tiempo ni lugar para recibir orientación intuitiva! El “estrés” es justamente un indicador de que no se está escuchando a la intuición.

¡Hay que desacelerar la vida!

Este no es solo un consejo para entender cómo dominar la intuición, es una forma de alargar la vida.

5.- Sea consciente

Puesto que nunca se sabe cuándo o dónde surgirá la guía, hay que estar siempre consciente del entorno. Bien se trate de libros, vallas publicitarias, letreros, símbolos, secuencias numéricas, “sincronicidades”, canciones en la radio o incluso mensajes aleatorios de extraños. Cuando se trata de entregar un mensaje, el Universo es creativo y no se detendrá ante nada.

6.- Un consejo sencillo para saber cómo dominar la intuición: ¡Pregunte!

La vida puede proporcionar una guía específica prácticamente sobre cualquier cosa. La sabiduría universal es infinita. Sin embargo, a menudo es indispensable ¡preguntar para recibir!

Y no solo preguntar lo que se quiere conocer, también tener la mente abierta para ser receptivo y escuchar las respuestas.

Si se quiere conocer los mejores alimentos para el cuerpo, el lugar ideal para vivir o cómo mejorar dones, es necesario preguntar y esperar con ansia las respuestas. Porque quién espera expectante una respuesta, prepara espacio en la mente y el espíritu para toda señal que sea de provecho (y eso es intuición, ¿correcto?)

7.- Calme la mente

No se puede acceder a la guía interna cuando la mente discurre a “mil kilómetros por hora” (y ésta es una pobre alocución a la velocidad mental) y en diez direcciones diferentes.

De hecho, es casi imposible recibir cualquier información intuitiva o inspiración en tanto la mente no esté tranquila y receptiva.

Meditación, contemplación y reflexión son indispensables para evitar la vida en piloto automático, dejar de pensar incontrolablemente y despertar la creatividad.

8.- No es necesario depender de “artes espirituales”

Si bien no hay nada de malo en la numerología, astrología o los servicios psíquicos, todo ello es una forma de ceder el poder. Es necesario que por encima, y más allá de cualquier cosa o persona (incluidos ángeles, guías y maestros), ¡confíe en su propia guía interior!

9.- No hay cómo dominar la intuición si no se escucha al cuerpo

El cuerpo es un receptor intuitivo que recoge y transmite información sin parar. Sin embargo para que esto aproveche, es indispensable que las personas “estén presentes en su cuerpo” y presten atención a lo les está diciendo.

El cuerpo siempre señala la presencia de acciones, trabajos o relaciones poco saludables, pero casi siempre se minimizan, olvidan o desprecian los síntomas. ¡Cada problema corporal es una forma de comunicación!, por lo tanto, escuchando las manifestaciones del cuerpo, se perfecciona la intuición.

10.- Seguir las pistas de la energía

Las  cosas que aprovechan y son de beneficio proporcionan energía, siempre. Lo que perjudica y es negativo, quita energía. Por lo tanto, guiarse por la energía es una forma sabia de caminar por la vida.

Aun cuando no se consideren intuitivos, todos los seres humanos perciben la energía y tienen un sentido innato que les dice si van con el flujo natural de las cosas o en contra de él.

Al alinearse con el flujo se tiene la energía suficiente para proseguir. Pero cuando uno se obliga a realizar cosas que no son adecuadas, no solo termina yendo contra el flujo natural de las cosas, también sufre falta de energía física y agotamiento.

Al confiar en la energía como fuerza guía, ella proporciona todo lo que se necesita en el camino.

11.- La orientación emocional como forma de dominar la intuición

El alma humana tiene incorporada una  “tecnología de emociones”. Así como el miedo, el estrés y la saturación a menudo indican que se va por el “camino equivocado”, las emociones positivas, como satisfacción, alegría y deleite, señalan lo contrario.

En general la intuición indica: ¿te sientes bien?, ¡vas bien! Emociones positivas, estado positivo. Emociones negativas, estado negativo.

Parece muy simple. Pero precisamente por eso es verdad.

Para que la guía emocional sea confiable, es imperativo vivir en el momento presente. Y dado que heridas emocionales sin curar pueden desencadenar reacciones, también es importante sanar problemas pasados.

12.- Confiar en el proceso

Las personas sacan conclusiones muy rápido sobre los procesos. Cuando algo “parece” ir mal, dejan de confiar en el flujo de las cosas y tratan de controlar todo. La vida es como una aeronave que se maneja en piloto automático y sabe perfectamente dónde va. Pero los individuos le arrebatan los controles porque pierden rápido, y fácilmente, la confianza en los procesos.

Ciertamente es difícil mantener confianza bajo presión y en situaciones que no parecen positivas. Pero a menudo las circunstancias no planificadas o los retrasos, pueden generar oportunidades increíbles y todo tipo de sincronicidades.

Por lo tanto, ¡hay que aprender a confiar en los procesos!

13.- Seguir a la inspiración

La guía interior a menudo se manifiesta como inspiración. De hecho hay una gran diferencia entre inspiración y motivación. Ésta última generalmente está impulsada por el ego y a menudo puede actuar mal (no toda motivación es sana siempre). En cambio la inspiración es una forma de orientación superior.

Aunque motivación e inspiración pueden manifestarse con el mismo tipo de acción, la calidad de una y otra es muy diferente. Por ejemplo, un libro escrito por inspiración está muy por encima del mismo libro escrito por motivación.

Las acciones impulsadas por motivación, muchas veces pueden parecer forzadas y difíciles. Sin embargo las guiadas por inspiración generan un flujo natural de movimiento, sin esfuerzo.

Un consejo final sobre cómo dominar la intuición: “Nada está escrito en piedra”.

Cuando se manifiesta una visión intuitiva, de todos modos sólo se está observando un posible resultado o camino (entre muchos). Y aunque éste camino parezca el mejor alineado en ése momento, nada está grabado en piedra hasta que uno mismo lo crea.

Por lo tanto, si la intuición muestra algo no deseado, ¡no lo crea!

Al reenfocar la atención en el resultado deseado, y al mismo tiempo tomar acciones positivas que lo apoyen, la intuición otorga el poder de cambiar el futuro, incluso antes que se desarrolle.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:
Loading
Compartir

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *