Hiperfocus y Scatterfocus. Cómo ser más productivo y creativo

Hay una premisa fundamental para sacar provecho de toda técnica y habilidad de concentración: saber cómo enfocarse y cómo “desenfocarse”. Lo primero está inscrito en la lógica del “Hiperfocus” (máximo enfoque); y lo segundo en el “Scatterfocus” (la manera intencional de hacer divagar a la mente). Estos dos anglicismos no pueden traducirse fácilmente a la lengua española, especialmente el segundo: “Scatterfocus”. Pero su entendimiento no solo es sencillo, también vital para saber cómo ser más productivo y creativo.

En su libro “Hyperfocus”, Chris Bailey afirma que las habilidades de Hiperfocus son necesarias para la productividad, y las de Scatterfocus para la creatividad. Ambas consolidan el perfil personal y profesional.

La clave para enfocarse en cualquier de las dos dimensiones: externa, Hiperfocus o interna, Scatterfocus, consiste en dominar la ATENCIÓN. Ésta es la que determina la concentración en lo que se desea. Cuando una persona dirige intencionalmente su atención hacia algo, está enfocada. Tan simple como eso.

Sin embargo es difícil llevar esta premisa a la conducta. Se necesita entrenar a la mente para que no divague y sea capaz, incluso, de darse cuenta que no está prestando atención (estas son las habilidades de meta-consciencia, o la mente consciente de sí misma).

Dominar el arte de la atención es la respuesta al interrogante de cómo ser más productivo y creativo.

El poder del Hiperfocus.-

Alrededor del 40% de las acciones que desarrollan las personas son hábitos. Sin ellos no se podría ser productivo, porque es imposible vivir el 100% del tiempo de forma “intencional”. Pero hay ciertas decisiones que deben hacerse deliberadamente. Y cómo manejar la atención es una de ellas.

Habitualmente la atención se gestiona en piloto automático. Como ejemplo basta comprobar que cuando se conversa con alguien rara vez se deja terminar lo que quiere decir. Se interrumpe porque se tienen predefinidas las cosas que se quieren decir. Es algo inercial y automático.

No son necesariamente malas intenciones o modales, y ése es justamente uno de los peligros del piloto automático: no responde a criterios morales. No se activa por bien o por mal, simplemente lo hace, sin que exista percepción consciente de ello.

Hay que desconectar el piloto automático y dirigir la atención al objeto elegido. Esa es la decisión más inteligente que se puede hacer todos los días, y la respuesta al cómo ser más productivo y creativo. Las personas SON aquello a lo que prestan atención.

Los 4 tipos de tareas que disputan la atención.-

Gestionar la atención es parecido a escoger lo qué se quiere ver en Netflix. En la vida existen millones de opciones cada segundo. Una vez que se ha definido el objeto de atención es como haber seleccionado algo específico en Netflix. El resto de las opciones se descartan (al menos por cierto tiempo).

Hay 4 grupos de tareas que concentran habitualmente la atención de las personas:

1.- Tareas productivas pero no atractivas: lo que generalmente es NECESARIO HACER.

2.- Tareas productivas y atractivas: trabajo PROVECHOSO.

3.- Tareas no productivas y no atractivas: el trabajo INNECESARIO.

4.- Tareas no productivas y atractivas: el trabajo DISTRACTIVO.

Las tareas correspondientes al grupo 2 son las más importantes. A ellas se debe dirigir la atención cada vez que fuese posible. Son las que permiten alcanzar distinción y eficiencia.

De igual manera, las actividades del grupo 1 merecen atención. Aunque no son tareas atractivas, son productivas, y en ése sentido deben desarrollarse.

Para alcanzar el estado de Hiperfocus, la atención tiene que dirigirse a las tareas de los grupos 1 y 2, en tanto debe evitarse el enfoque en tareas innecesarias o que distraigan (grupos 3 y 4).

Los límites de la atención.-

Existe un límite respecto a las cosas en las uno puede enfocarse. Por otra parte, después de que se activa el enfoque en algo en particular, solo se puede retener una pequeña parte de la información en la memoria de corto plazo.

Cita Bailey en su libro que el profesor de psicología de la Universidad de Virginia Timothy Wilson, estimó que el cerebro de una persona recibe alrededor de  11.000.000 de “bits” de información en experiencias sensoriales cada segundo. Y solo puede procesar conscientemente 40 bits. ¡Ésa es la proporción de los límites! Y va por más, porque de los 40 bits, la capacidad del cerebro para mantener información temporalmente solo es de 4 bits.

Estos límites definen la “zona o espacio de atenciónde las personas. Ése es el término para describir la capacidad mental que existe para enfocarse y procesar algo en determinado momento: es el bloc de notas, el portapapeles del cerebro, su “memoria RAM”.

Todo lo que procesa el cerebro de las personas pasa por ésa zona, y debido a sus limitaciones, si la atención no se gestiona apropiadamente, no hay cómo ser más productivo y creativo, de ninguna forma.

La clave por lo tanto es determinar con QUÉ se llena ésa zona de atención.

“Todos los pensamientos que tenemos quieren ser tomados en cuenta, y muy en serio. Pero pocos se lo merecen” (David Cain)

Si se toma en cuenta QUÉ ocupa el espacio de atención, se puede ser más productivo. Esto es posible desarrollando la Meta–Atención o Meta–Conciencia. Es decir, la capacidad de estar consciente de lo que se está consciente.

Al trabajar mentalmente con intención, se define lo que ocupa la zona de atención. Intención es diferente que atención. La primera conduce a la segunda, porque define DONDE se enfoca la atención.

¿De qué se trata entonces el Hiperfocus?

Consiste en enfocar la atención en una sola tarea, significante y productiva. Ésa tarea ocupa la zona de atención. Hiperfocus es un acto deliberado que evita distracciones, y cuando éstas se producen, tiene la capacidad de reenfocarse rápidamente en lo que interesa.

Cuando se trabaja en estado de Hiperfocus la tensión cognitiva y de atención desaparece, las preocupaciones se anulan, la mente está muy ocupada, enfocada, concentrada. El Hiperfocus produce satisfacción y felicidad. Estos ingredientes suman virtuosismo al resultado final y son una respuesta eficaz sobre cómo ser más productivo y creativo.

Ingresar en Hiperfocus requiere fuerza de voluntad y energía mental. Por esto debe destinarse a tareas complejas que se beneficien de la atención completa.

Las 4 etapas del Hiperfocus.-

Las personas se enfocan en su entorno o en sus pensamientos. Alinearse solo con el ambiente externo representa operar en piloto automático. Y hacerlo con los pensamientos conduce a divagación. Se ingresa en un estado de Hiperfocus cuando se alinean ambos factores (los pensamientos internos y del entorno), y se los dirige a la atención de algo en particular.

La ciencia indica que se pasa por cuatro estados para enfocarse. Primero se produce el enfoque, luego surgen interrupciones o distracciones y la mente empieza a divagar. A continuación se toma nota de la mente errante (esto puede llevar un tiempo si  no se comprueba con frecuencia lo que está consumiendo el espacio de atención). Y por último se activa nuevamente el enfoque hacia el objeto de atención.

El Hiperfocus, por lo tanto, se fundamenta en:

  1. Escoger un objeto productivo o importante para dirigir la atención.
  2. Eliminar todas las distracciones internas y externas que sea posible.
  3. Enfocarse en ése objeto por cierto tiempo.
  4. Re-alinear continuamente el enfoque en ése objeto

El punto 1 es el más importante. De él depende la calidad del proceso (en QUÉ se produce el enfoque). La intención debe anteceder a la atención. El cómo ser más productivo y creativo se fundamenta en el “qué” respecto al destino de la atención.

La mejor forma de hacer funcional esto es activando bloques de tiempo de Hiperfocus para trabajar en el día. Bloques de 30, 45 o 60 minutos de tiempo 100% concentrados en las tareas escogidas.

¿Cómo establecer un estado de Hiperfocus?

  • Primero, sensibilizando el tiempo que se pretende estar en el estado de máximo enfoque. El asunto es “sentir” más que definir. Tiene que haber una aproximación emocional al establecimiento del tiempo para el máximo enfoque. Generalmente esto es producto de un dialogo interno franco y positivo.
  • Anticipar los obstáculos que se puedan presentar durante la tarea. Es importante planificar las tareas de Hiperfocus de forma que otros eventos importantes no se crucen en el camino e impidan los resultados productivos.
  • Establecer un temporizador para calcular el tiempo de los bloques de trabajo, estrictamente.
  • Y cuando existan distracciones realinear la atención con la intención, cuantas veces sea necesario. El cerebro se adapta progresivamente a estos esfuerzos y responde con mayor facilidad a los bloques de tiempo en Hiperfocus.

¿Cuándo es necesario activar un estado de Hiperfocus?

  • Cada vez que se pueda.
  • Dependiendo de las limitaciones y exigencias que imponen las dinámicas de trabajo rutinario.
  • Cuando se necesita atender y resolver una tarea compleja o importante.
  • De acuerdo a la aversión que se tenga a cumplir una tarea en particular. En tanto más resistencia existe para hacer algo, más importante es activar un estado de Hiperfocus y abordar el asunto.

Scatterfocus: el poder de la Mente Divagando.-

Scatterfocus significa “enfocarse” intencionalmente en la dinámica de la mente cuando ésta se halla dispersa o divagando.

Entrar en el “modo Scatterfocus” es simple: solo hay que dejar que la mente sea. Que fluya.

La divagación mental visita tres lugares: el pasado, el presente y el futuro. La mente viaja en el tiempo.

Se calcula que el 12% del tiempo, la mente divaga en el pasado. De ése 12%, un 38% de las veces los recuerdos están relacionados a eventos pasados en el mismo día, 42% al día anterior y solo 20% relacionados al pasado más lejano.

Por otra parte, 28% del tiempo el cerebro divaga en el presente.

Y la mayor parte del tiempo lo hace en el futuro: 48%. Más que las visitas al pasado y al presente juntas. De ése 48%, un 44% de las veces, la mente se orienta al futuro inmediato (el mismo día), un 40% a “mañana” y un 12% del tiempo permanece en blanco.

La mente divaga de dos maneras: intencionalmente y sin intención. El Scatterfocus está siempre relacionado a la divagación intencional.

Hay tres tipos de Scatterfocus:

1.- Modo Captura: Cuando se deja que la mente divague y se captura lo que llegue a ella. Se pueden habilitar periodos de tiempo de 15 minutos un par de veces a la semana y apuntar lo que emerja.

2.- Modo resolución de problemas: Una lluvia de ideas para resolver un problema en particular. Las actividades al aire libre y las caminatas ayudan. De 30 a 60 minutos, con una libreta a mano para tomar los apuntes que correspondan.

3.- Modo habitual: Haciendo algo rutinario que no consuma atención completa. La diferencia de este modo y los anteriores es que éste último se relaciona con una labor placentera. Se deja que la mente divague mientras se hace la tarea y luego se corta.

¿Cómo ser más productivo y creativo con el Scatterfocus?:

Las tareas de Scatterfcus están mucho más relacionadas a la creatividad. Porque ésta habitualmente emerge de esos momentos de distensión y divagación. Las tareas de Hiperfocus identifican “puntos” de reflexión, análisis, interpretación, etc. Las actividades de Scatterfocus unen esos puntos y alcanzan las soluciones o respuestas creativas.

Cuando existe enfoque intencional en la divagación de la mente (Scatterfocus), el trabajo de Hiperfocus se completa brillantemente.

Ambas actividades se deben manejar INTENCIONALMENTE. Hiperfocus es concentrarse en algo en particular. Scatterfocus en nada en particular. La primera enfoca su atención hacia afuera (un objeto externo de atención); y la segunda hacia el interior (pensamientos, sentimientos, emociones, etc.).

Por otra parte, las actividades de Scatterfocus ayudan a recargar energía. El sueño, por ejemplo, es un modo de Scatterfocus que también se debe administrar y cuidar bien. Porque está calculado que cada hora de sueño perdido provoca la pérdida de dos horas de productividad.

¿Cómo ser más productivo y creativo con la ayuda del Scatterfocus?

“Conectando los puntos identificados por el Hiperfocus (para algo en particular) y/o recolectando puntos más valiosos”. Los “puntos” son piezas de información que se tienen en el cerebro.

Para conectarlos por medio del Scatterfocus hay que tomar en cuenta lo siguiente:

  • Hacerlo en un lugar enriquecido, uno donde se encuentren constantemente nuevas personas, ideas y vistas.
  • Escribir los problemas o ideas que se tienen que tratar.
  • Dormir en el problema o la idea. Thomas Alba Edison decía: “nunca vayas a dormir sin una demanda a tu subconsciente”
  • Muchos problemas solo se complican si reciben excesivo enfoque. En muchos casos es mejor des-enfocarse intencionalmente para que el proceso de Scatterfocus conecte los puntos dispersos que pueden resolver el problema.
  • Dejar tareas inconclusas premeditadamente.
  • Colectar más puntos.

Una vez que los puntos se conectan, los resultados parecen mágicos. Pero todo es producto de observación, análisis, experiencia y trabajo. Albert Einstein, por ejemplo, tocaba largas hora el violín en modo de Scatterfocus. Así trabajaba para consolidar su genio.

Haciendo un hábito del Scatterfocus.-

En tanto  más creativo el trabajo que se tenga, más necesarias son las actividades de Scatterfocus. Y algunas formas de aplicarlas en la vida diaria son las siguientes:

  • Desconectarse de internet un periodo concreto y largo cada día (ejemplo de 8 pm a 8 am)
  • Usar un despertador y no el teléfono móvil como alarma matutina. Así se evita el “enganche” inmediato con el teléfono al inicio del día.
  • Caminar a comprar un café (o algo similar), sólo con un cuaderno de notas en la mano.
  • Dejar el teléfono en casa por un día entero.
  • Tomar una ducha extra-larga de tiempo en tiempo.
  • Aburrirse genuinamente 5 minutos y registrar los pensamientos que pasan por la cabeza.
  • Caminar en la naturaleza.
  • Visitar una galería de arte.
  • Trabajar sin música.

¿Cómo ser más productivo y creativo? Una mezcla virtuosa de súper enfoque en las tareas productivas (Hiperfocus), y enfoque intencional en las divagaciones de la mente (Scatterfocus). Un  método que se apoya en el funcionamiento de uno de los organismos más complejos del universo: el cerebro humano.

NOTA: (Si desea conocer más de éste tema y desarrollar sus habilidades de Concentración, envíe un mail a [email protected] y consulte por el Programa “El Poder de la Concentración en el pensamiento estratégico”. El programa tiene costo, es personalizado y de cupo limitado)

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas publicaciones en tu correo


 

Compartir

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *