Consejos para buscar empleo en un mundo sin fronteras

Las relaciones de trabajo han cambiado a partir de los acontecimientos definidos por la pandemia mundial este 2020. Los consejos para buscar empleo tienen que ajustarse a la “democratización del empleo y la transnacionalización de las relaciones laborales” que caracteriza esta nueva dinámica. En esto no hay especulación o exageración, las cosas en el mundo laboral se han transformado dramáticamente.

De hecho, la pregunta ¿qué tipo de empleo se está buscando?, puede tener ahora diferentes connotaciones.

Hace algún tiempo, la respuesta se hubiera dirigido a un tipo de oficio, pero ahora se debe especificar, incluso, si se aspira a un empleo presencial o uno por “teletrabajo”. No es lo mismo, todo ha cambiado.

El presente es un artículo complementario al propuesto anteriormente: “Cómo buscar empleo… estratégicamente”. Acá se tratan algunas recomendaciones prácticas para los conceptos planteados en aquel. No hay por supuesto, recetas para buscar empleo, como no las hay para ningún fenómeno social de envergadura. Solo consejos, orientaciones, recomendaciones.

El nuevo sistema de relaciones laborales.-

La lógica del Teletrabajo permite que las relaciones laborales se establezcan trascendiendo el contacto físico. Por lo tanto, hay la posibilidad de establecerlas a miles de kilómetros de distancia, superando fronteras, idiomas, culturas, zonas horarias, etc.

Las empresas pueden buscar colaboradores “en cualquier parte del mundo”. Así de sencillo.

Ésta es excelente noticia para todos, puesto que se amplía el universo de oportunidades. Los empleadores tienen más opciones para encontrar colaboración y quienes buscan empleo más clientes que puedan contratarlos.

Hay, además, otros aspectos del nuevo sistema muy impotantes: ahorro de costos y desarrollo del perfil competitivo para el empleador, transición del trabajo de tiempo por dinero a resultados por dinero para el caso del empleado.

Un asistente financiero en Colombia (sirva como ejemplo), podrá trabajar de forma remota para una empresa española. Y tendrá la capacidad de rendir igual o mejor que un trabajador con presencia física.

Las condiciones del trabajo se negociarán de forma simple. El empleador se remitirá a la capacidad y experiencia que el colaborador pueda demostrar, planteará los objetivos del contrato y ofrecerá una remuneración que el futuro “empleado” evaluará y, eventualmente, aceptará. Eso es todo.

Más allá del entendimiento preciso de los objetivos y la lógica del trabajo, en estas transacciones no hay manuales de funciones en cada mesita de oficina, tampoco control de entradas y salidas, horarios para tomar café, jornadas de trabajo semanales, etc. ¡Nada de eso existe más!

Se establecen por consenso (como no podría ser de otra manera), objetivos y cronogramas de trabajo y se esperan resultados, ¡punto final!

Si las expectativas no se cumplen para una u otra parte, concluye la relación. El empleado podrá trabajar con más de un mandante de forma simultánea, y por lo tanto encontrará natural que algunas relaciones concluyan y otras no.

El derecho laboral se fundamentará esencialmente en la confianza. Porque es de hecho muy difícil (si no imposible) que exista una autoridad legal “transnacional” que establezca normas entre personas que trabajan a distancia, en distintos países y realidades diversas.

Los beneficios laborales como se conocen hoy, no se sostendrán. El asistente financiero de Colombia no tiene cómo (ni por qué) ajustarse a la legislación laboral española. Y el empleador en España no tiene nada que hacer con el marco jurídico colombiano. ¿No es esto lógico?

Las premisas que por un par de cientos de años sostuvieron el  sistema de trabajo, terminarán abruptamente. Cambiará completamente toda la lógica de seguros de salud, fondos de desempleo, jubilación, etc.

En realidad no hay nada de malo en todo esto, aunque así lo parezca para algunos. El sistema de trabajo actual dejó de ser funcional hace mucho tiempo, y el futuro siempre expone oportunidades.

Ahora bien, ¿cómo se establecen las conexiones de trabajo en una realidad así?

Estos son algunos consejos para buscar empleo en un mundo sin fronteras:

1.- Dominio funcional del idioma inglés.

Éste es requisito indispensable para desenvolverse en el mercado de relaciones laborales transnacionales. El inglés es hoy el código de comunicación universal. Guste o no.

El espectro del conocimiento y la información disponible en idioma inglés, es mayor al que brinda cualquier otra lengua (o posiblemente todas los otras lenguas combinadas).

Sin necesidad de entrar en detalles, igualmente se puede afirmar  con seguridad que no tendrá igual alcance y oportunidad quién domine funcionalmente el inglés y quién no lo haga.

El “dominio funcional” del idioma inglés no está asociado, por otra parte, a la habilidad de “traducción” o la necesidad de ser bilingüe.

Es una convocatoria al uso natural de la lengua, de manera que sea indistinta la comprensión de un texto cuando se produce la lectura en inglés o en el idioma nativo. Que se entienda con naturalidad una conversación e igualmente se hable y escriba con cierta solvencia.

A eso se remite la “funcionalidad”. Si hay exigencias mayores, responden a objetivos de otro tipo.

El dominio funcional del idioma inglés es uno de los consejos para buscar empleo que no debe ser tomado a menos. Sin ello no es posible ser competitivo en un mundo de las relaciones de trabajo remotas y extendidas por todas las latitudes del orbe.

2.- Gestión del perfil personal y profesional.

Quedó claro en el artículo “Cómo buscar empleo… estratégicamente” la necesidad de que cada profesional exponga inteligentemente en el mercado lo que se es y lo que hace.

Acá corresponden alguna puntualizaciones:

  • Cada persona es un negocio en sí mismo y así se debe gestionar… como un negocio. Produce y vende algo.
  • Todo negocio que se considere activo, expone su oferta siempre. Lo mismo aplica para el profesional. No hay que cometer el error de conseguir un empleo y “cerrar la vitrina” de exposición (revise el artículo: La gente toma un empleo… y desaparece del mercado).
  • Identifique una o más plataformas especializadas donde pueda exponer su perfil personal y profesional (LinkedIn y afines).
  • Invierta esfuerzos y recursos necesarios para tener un excelente perfil en ésas plataformas. Si es preciso hay que acceder a servicios especializados que orienten en ése sentido. Ésas son las “vitrinas” de su negocio. No escatime nada para tenerlas en perfecto estado (y “abiertas” siempre).
  • La mayor parte de estas plataformas no solo permiten, más bien exigen, que las personas “activen” sus perfiles por medio de aportes académicos, participación en foros, comentarios, opiniones, etc. ¡Hágalo! Estos ya no son tiempos en que colgar una “foto” y referencias pasivas  garanticen visibilidad. Es necesario hacer APORTES, y muchos.

  • ¡Cuidado con las exageraciones! Hay que saber venderse con propiedad. No se trata de “sofocar” los canales de comunicación ofreciéndose uno mismo. En tanto se tenga activo el perfil y se participe profesionalmente en las plataformas, es suficiente.
  • Complementando lo anterior, es importante tener un Blog, un “podcast” o un canal de video propio. Hay dos formas de considerar esto: asumiéndolo como un negocio (lo que no aplica en todos los casos), o tomándolo como una extensión de la exposición profesional. Esto último es lo recomendado. Los contenidos pueden enriquecer el perfil en las plataformas y hacer una distinción importante a los ojos del empleador.
  • Atienda continuamente su perfil profesional. Al menos un par de veces a la semana. Es la vitrina de su negocio. No puede abandonarlo.

NOTA: estos consejos para buscar empleo y gestionar el perfil profesional, no tiene nada que ver con el desarrollo de una Marca Personal. Y no es que se desconozca la utilidad de esto último, pero la construcción de Marca Personal tiene al menos dos componentes que no se ajustan a estos consejos:

  • Demanda inversión de tiempo y recursos que la anulan como herramienta práctica y universal para buscar y encontrar empleo.
  • A la marca (personal o institucional) siempre “se llega”, de la marca nunca “se parte”. Es decir, uno construye marca a partir de los actos (profesionales o empresariales) que practica en el mercado. Para poner un ejemplo: Tony Robbins no es el resultado de un trabajo para construir ésa marca, él es una marca como consecuencia del trabajo hecho y los logros alcanzados.
  • Por lo tanto, Gestión del Perfil Profesional es una cosa y construcción de Marca Personal otra. Si se puede dedicar tiempo y recursos a esto último, perfecto, pero por lo demás, la apropiada gestión del perfil es suficiente.

3.- Participación en comunidades profesionales.

En el marco de un mercado de trabajo global, es más probable que los empleadores se remitan a comunidades específicas para identificar prospectos.

Estas comunidades se forman, muchas veces, al amparo de las propias plataformas sociales, pero también se deben identificar por separado. Hay comunidades de gente de marketing, contadores, administradores de empresas, asesores, emprendedores, “freelancers”, etc.

Existen para cada propósito profesional que se tenga, y participar de ellas ayuda en la gestión de visibilidad y en el carácter profesional.

Si la participación en la comunidad se manifiesta a partir de aportes en Blogs, Podcast, Videos, etc., tanto mejor. Pero si no es así, la activación en foros, comentarios y opiniones es suficiente.

4.- “Inteligencia laboral”.

Los consejos para buscar empleo que no se fundamentan en trabajo inteligente y sentido común, no conducen a ninguna parte.

La “inteligencia laboral” forma parte de eso.

Su significado es, en realidad, muy prosaico: “buscar, identificar y procesar información” del tipo de empleo que se pretende hallar. La búsqueda de trabajo no puede ser un acto pasivo que se remita a esperar noticias una vez que se han activado notificaciones. Es necesario identificar opciones y abordarlas una por una.

Si hay interés en una industria en particular, se debe buscar información de ella e identificar contactos. Igualmente si hay preferencias por algún lugar geográfico o condición específic (tipo de tarea, nivel de remuneración, etc).

La información es poder en todo ámbito de la acción humana. Y para buscar empleo no es diferente. Hay que investigar a profundidad el entorno y las particularidades de lo que se desea. Luego se toma el contacto que corresponda y se evalúan opciones y posibilidades.

En términos de “inteligencia laboral”, también se pueden amplificar objetivos y expectativas del empleo en círculos de familiares, amigos, referencias personales, colegas, contactos profesionales, etc.

La forma más práctica de hacer esto es administrando “círculos de amplificación” del mensaje de acuerdo a la relación que se tenga con las personas:

  • Primero el círculo de familiares cercanos. Ellos deben conocer las expectativas que se tienen respecto al empleo con todos los detalles posibles, bien que la expectativa sea conseguir trabajo en el medio inmediato o en lugares distantes. Al conocer las inquietudes, los familiares pueden proporcionar referencias en cualquier momento.
  • Un segundo círculo de amigos, con los mismos objetivos.
  • Un tercer círculo de colegas y contactos profesionales. Acá se incluyen ex-compañeros de trabajo y personas que tienen experiencia de primera mano con el trabajo propio.
  • Un cuarto círculo de personas producto del trabajo de “inteligencia laboral”. En este grupo no necesariamente hay gente conocida, más bien relaciones (físicas o virtuales) que se van construyendo en el empeño.
  • Un quinto y último grupo formado por aquellos que eventualmente interactúan en las plataformas sociales, (LinkedIn, por ejemplo), y conocen lo que se busca.

Los círculos deben ser administrados permanentemente. Esta es la clave. Se tiene que proporcionar información periódica, de manera que todos sepan cómo evoluciona la búsqueda.

Todo esto se debe hacer con mucha inteligencia, de forma que no trascienda una urgencia que incomode a los demás, pero tampoco se enfríe el proceso y se vuelva irrelevante. Ningún círculo necesita conocer la existencia del otro. Todos forman parte de un guión que el interesado maneja con habilidad y discreción.

Nadie puede estar pendiente de asuntos de terceros, por esto es necesario estimular los círculos de referencia.

5.- El criterio de inversión.

La persona que busca un empleo debe comprender el criterio de inversión que hay en cualquier intercambio económico.

Quién no invierte nada, no obtiene nada.

En el artículo “Cómo buscar empleo… estratégicamente” se hacen varias puntualizaciones respecto a la inversión principal de quién busca un empleo: tiempo. Ésta es, definitivamente, la inversión más importante. Pero al margen de ella, algunas otras deben considerarse:

  • Educación y capacitación permanente en las habilidades y destrezas que se ofrecen al mercado. En tanto se encuentre el empleo, el proceso de aprendizaje no debe parar un solo instante.
  • Habilitación de espacios virtuales de calidad para la exposición del perfil profesional. Si no se tienen las habilidades técnicas necesarias, se debe contratar el servicio de terceros. La presentación de la imagen profesional debe ser impecable. Igualmente si hay que pagar en las propias plataformas para tener algún privilegio útil.
  • Desarrollar un excelente documento de presentación personal y profesional (Curriculum Vitae). Hay personas y empresas especializadas en hacerlo. En tanto se recurra a sus orientaciones, tanto mejor. No hay ninguna inversión que pueda considerarse excesiva cuando se trata de uno mismo.
  • Edición y publicación de documentos profesionales, ensayos o libros (si fuese el caso). Ésta es la mejor inversión en el perfil profesional. Si se tiene una Tesis de Grado, algún ensayo o idealmente un libro de calidad, deben hacerse esfuerzos para publicarlos. Estas inversiones sirven por muchos años y consiguen una distinción muy importante en el mercado.

El capítulo de “inversiones” es polémico en los consejos para buscar empleo. Pero es, por lo mismo, un aspecto que puede hacer diferencia.

Muchas personas no entienden el circuito virtuoso del empleo como un negocio, y lo convierten, más bien, en el “círculo vicioso” de conseguir primero un trabajo para considerar cualquier inversión o gasto. Esto es un error.

Forma parte de otro análisis evaluar las bondades intrínsecas del empleo como fuente de ingresos personales, pero si se ha dispuesto seguir ésta ruta, tienen que básicamente hacerse inversiones, como en cualquier otro negocio.

6.- Trabajo voluntario.

Tratándose del tema de inversiones para la búsqueda de empleo, uno de los peores errores es considerar “el cobro del trabajo por metro cuadrado”.

Hay personas que no hacen ninguna labor sin establecer primero un pago para ello. De igual forma, nunca consideran el esfuerzo marginal si no está asociado a un ingreso del mismo tipo. Del concepto de la “milla extra”, no conocen ni la tapa.

Criterios así no son coherentes con la lógica estratégica ni buenos consejos para buscar empleo.

El “trabajo voluntario” no solo es necesario para la buena disposición de aptitudes y destrezas profesionales, o para ganar experiencia,  es fundamentalmente un arma para encontrar el empleo que se desea.

El “trabajo voluntario” no debe asociarse solo a causas benéficas o de interés comunitario, también al ejercicio profesional que no se cobra por ciertos periodos de tiempo.

Se pueden pactar contratos de trabajo en los que se brinden ciertos servicios o productos profesionales y no se cobre por ellos, de manera que puedan ser evaluados sin costo por el contratante y se verifique su calidad. En función de la experiencia, el profesional puede definir condiciones futuras auspiciosas.

Ningún “trabajo voluntario” es “gratis”. Ésa es una confusión absurda y costosa que tienen muchos profesionales. No existe nada “gratis” en la vida.

El “trabajo voluntario” siempre tiene un propósito: mantener destrezas, aportar, ganar experiencia, demostrar el valor profesional que se tiene, etc. Es una inversión, y como tal, si está bien hecha puede generar grandes beneficios.

Entre los consejos para buscar empleo deben sumarse recomendaciones para tener una buena entrevista de trabajo (el aspecto táctico del proceso) y todo lo relacionado a la actitud personal y demás procesos mentales. Todo ello será tratado en otras entregas.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a  mi Boletín y recibe las próximas publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:
Loading
Compartir

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *