El profesional que conoce su valor. Un decálogo

El profesional que conoce su valor tiene garantizado un desenvolvimiento exitoso en el mercado de trabajo, bien que se oriente a prestar sus servicios en el mundo del empleo, el auto-empleo o la actividad emprendedora. En cualquier de ellas, éste profesional sabe perfectamente lo que quiere y lo que hace.

Este es un decálogo que describe algunas particularidades importantes:

1.- El valor profesional de una persona está sustentado en su capacidad de producción. Aquello que es capaz de hacer para generar algo que tenga valor entre los demás y pueda ser “transado” por cierto precio.

2.- La capacidad de producción se asienta primero en dones, talentos y habilidades especiales. Luego en conocimiento, estudio o aprendizaje. Ése es el orden.

3.- El profesional que conoce su valor es una persona que hace algo mejor que otras y en ello tiene un estímulo natural que lo conduce permanentemente a la mejora. No depende de factores del entorno para dinamizar su progreso. La energía es interna.

4.- Cuando la capacidad de producción se sustenta en virtudes distintivas, la persona hace algo que le gusta. Ello provoca contento. Y éste es punto de partida para la satisfacción, alegría y felicidad. Todos estos son motores de la eficiencia y productividad.

5.- Para darle valor a la capacidad de producción debe aspirarse a ser el “mejor del mundo” en lo que se hace.

6.- El profesional que conoce su valor debe estar muy consciente de sus debilidades, aquello que no conoce, no sabe o no puede hacer con la misma calidad que otros.

7.- El profesional de valor reconoce que en la vida todos son maestros que tienen algo por enseñar. Aprende de todo lugar por el que transita, de cada situación y criatura con la que interactúa.

 8.- El profesional que conoce su valor acumula experiencia como quién atesora lo más valioso. Asimismo respeta a todo aquel que la tiene y puede compartirla.

9.- El profesional de valor sabe que el mayor tesoro que tiene se encuentra “entre sus dos orejas”. Que la reflexión que se practica en paz de espíritu es el vehículo que convoca todo conocimiento.

10.- El profesional que conoce su valor entiende que sin la actitud apropiada todo lo expuesto carece de sentido.

Reflexión:

Todo profesional que conoce su valor debe CREER en lo siguiente:

  • Que él tiene la posibilidad de ser un profesional de valor.
  • Su capacidad está definida desde el momento mismo que llega a este mundo dotado de particulares dones, habilidades y talentos.
  • Habitualmente hace falta “muy poco” para distinguirse mucho de la media.
  • Todo aquello que se siembra indefectiblemente se cosecha.
  • El profesional que conoce su valor entiende que puede ser “el mejor del mundo” en lo que hace.
  • El empleo es una opción que existe para la realización del valor. No es ni el principio ni el fin de la historia y de ninguna manera define la valía de una persona.
  • Si uno no construye, reconoce y califica su propio valor, entonces permite que otro lo haga a su estricta discreción.
  • El valor personal y profesional constituye el activo más importante que existe.
  • En la vida triunfa aquél que ha sido capaz de superar mejor los fracasos que otros.
  • El profesional que conoce su valor sabe que la vida vale la pena vivirse buscando lo mejor y sacrificando lo bueno.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas Publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:

 

Loading
Compartir