Elementos que definen a un gran Líder. Lecciones históricas

Muchos elementos definen a un gran líder, y es difícil tener una precisión que resulte útil para el estudio. Por eso cobra importancia remitirse a las lecciones de la historia. Es la forma más sencilla de evaluar los factores que caracterizaron liderazgos destacados de la bitácora humana. Y si éstos se asocian a periodos difíciles, especialmente crueles e impiadosos, cobran mayor ilustración y son mejor ejemplo.

A continuación se describen los 10 elementos que definen a un gran líder de acuerdo a las lecciones que proporciona la historia:

1.- Energía:

Muchos de los mayores líderes de la historia han sido adictos al trabajo. Churchill es quizás el más famoso, aunque Margaret Thatcher, Helmuth von Moltke el Viejo y el mariscal Ivan Konev son otros ejemplos.

Churchill mezcló totalmente su vida con el trabajo durante la Segunda Guerra Mundial. Tomó tan solo ocho días de vacaciones en los casi 2200 días de conflicto, seis de los cuales los  pasó pescando en Canadá y dos nadando en Florida. Pero incluso en estos viajes estuvo acompañado por sus cajas ministeriales rojas y leía todos los periódicos. A pesar de éste régimen de trabajo, Churchill fue capaz de trabajar con normalidad, incluso a lo largo de sus dos episodios de neumonía durante la guerra.

La energía es un atributo casi demoníaco. Difícil de caracterizar, porque entre otras cosas, adopta muchas formas.

Churchill era indudablemente enérgico, pero a menudo no se levantaba de la cama hasta el mediodía (y eso solo para darse un baño caliente), aunque trabajaba muy duro en sus papeles desde antes del desayuno. “La concentración fue una de las claves de su carácter”, recordó James Stuart, uno de sus principales críticos. “Aunque no lo parecía a primera vista, nunca pensó en otra cosa que no fuera el trabajo que debía hacer”.

En Winston Churchill se ejemplifica muy bien uno de estos elementos que definen a un gran líder: energía y concentración en el trabajo.

2.- Habilidad para planificar y adaptarse:

La capacidad de un líder para planificar meticulosamente es importante, a pesar del dictamen de Moltke de que pocos planes duran más allá del contacto inicial con el enemigo. “Los planes no valen nada”, coincidía Eisenhower, “pero la planificación lo es todo”.

A menudo se olvida que uno de los planes de guerra más exitosos de la historia moderna, el ataque de Hitler contra Occidente, que permitió la conquista de Francia, Bélgica, Luxemburgo y Holanda en seis semanas de mayo y junio de 1940, NO fue el original. Cuando el primer conjunto de planes cayó en manos de los Aliados por accidente unos días antes del ataque, Erich von Manstein, el brillante general alemán, elaboró ​​uno nuevo.

Fue este “plan B” el que puso en práctica la famosa maniobra de “corte de hoz”, en la que cuerpos blindados alemanes separaron a los Aliados de sus bases de suministros. Bordearon la Línea Maginot y utilizaron el bosque montañoso de las Ardenas (considerado intransitable), como vía de acceso a los puntos poco defendidos del enemigo. Así los alemanes irrumpieron en Sedan en seis días y llegaron a la costa del Canal en Abbeville en solo diez. Pocos planes B en la historia han tenido tanto éxito.

3.- Una gran memoria:

Para la planificación en particular, y para el liderazgo en general, una buena memoria es indispensable. O, en su defecto, un excelente sistema de archivo y procesamiento de información.

Churchill tenía memoria fotográfica, y no solo para obras musicales o la prosa de Shakespeare. Pasaba hasta treinta horas memorizando sus discursos y los practicaba constantemente para hacerlos perfectos. Incluso preparaba algunos que no tenía previsto dar pero que se le podía solicitar que pronunciara en un futuro. En ocasiones regalaba a su séquito discursos que podría haber dado en la Cámara de los Comunes en otros períodos de la historia.

Y en el caso de un archivo, pocos podrían hacerlo mejor que Napoleón, quién también poseía una memoria excelente, pero utilizaba a su jefe de personal, el mariscal Berthier, para asegurarse que incluso en un carruaje pudieran ubicar geográficamente cada unidad de su ejército. Así, enviaba y recibía mensajes por medio de ayudantes que se acercaban a las ventanas del carruaje, tomaban las órdenes a la carrera y se alejaban nuevamente para entregarlas.

Gran memoria, o en su defecto un buen archivo y procesamiento de información. Estos son otros elementos que definen a un gran líder.

4.- Suerte:

Aunque es imposible cuantificarlo o predecirlo, los líderes deben ser tan afortunados como brillantes.

Antes de nombrar un mariscal de campo, Napoleón quería saber si los generales en cuestión tenían suerte. Puesto que ésta jugaba, sin duda, un papel importante en el liderazgo de la guerra. El papel del azar y la contingencia en la historia, es digno de un libro independiente, y socava las teorías Whig, Marxista y Determinista de la historia, en las que el progreso de la humanidad se establece a partir de rutas muy bien definidas.

5.- Entender el sentimiento público:

Un gran líder tiene que apreciar el terreno político y económico en el cual hacer campaña o trabajar, estos son otros elementos que lo definen.

Franklin D. Roosevelt podría haber llevado a los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial antes del momento en que finalmente lo hizo, a pesar del intenso sentimiento aislacionista que prevalecía aquel tiempo en América. Pero en las elecciones de 1940 aún tenía que hacer su promesa en Boston a los padres estadounidenses: “sus hijos no van a ser enviados a ninguna guerra extranjera”. Si no lo hacía, ponía en riesgo la capacidad de retener la Casa Blanca y enfrentar la tormenta que venía.

Un líder debe ser realista y apreciar el momento preciso en que es posible cambiar el sentimiento público. En el caso de FDR no hubo finalmente nada extraño cuando los japoneses desataron la guerra contra Estados Unidos en Hawai, el 7 de diciembre de 1941. Entretanto el presidente cumplió su promesa de campaña.

En esta área, Abraham Lincoln también fue un gran líder. Tenía un sentido casi sobrenatural de lo que la Unión podía aceptar políticamente y cuándo lo haría. Qué se podía pedir y lo que simplemente no cabía solicitar en un momento dado. La disposición que había para enfrentar tormentas políticas o hacer tratos. Reconocía cuándo se podía despedir a generales de bajo rendimiento o desleales,  y en que momento emplear oratoria de calidad “pericleana”, como en el caso de Gettysburg y los dos discursos inaugurales. Todo esto lo hace insuperable como líder de guerra en el panteón estadounidense.

6.-“Irracionalidad oportuna”:

“El hombre razonable se adapta al mundo”, escribió George Bernard Shaw en “Hombre y Superhombre, “el irracional persiste en tratar de adaptar el mundo a sí mismo. Por lo tanto, todo progreso depende del hombre irracional”.

Un talento para la “irracionalidad oportuna” es otro de los elementos que definen a un gran líder.

La reina Isabel I de Inglaterra se negó a nombrar sucesor a pesar de las continuas indicaciones de su Consejo Privado, protegiendo así a su país del peligro de una guerra civil. También se negó a ratificar el Tratado de Edimburgo al principio de su reinado, marginando los alegatos de su consejero más cercano, Lord Burghley, hasta que la amenaza planteada por los duques de Guisa disminuyó.

Isabel I tenía muchos atributos de un gran líder: oratoria, determinación y habilidad de elegir muy bien a sus colaboradores. Pero ésta capacidad de ser “irracional” en los momentos precisos, fue lo que le valió su paso por la historia.

7.- Nervios templados:

Tener los nervios templados en una crisis es indispensable. Es una cualidad que no puede subestimarse y que, afortunadamente, se puede aprender.

Basil Liddell Hart escribió en su libro de 1944, Pensamientos sobre la Guerra, que “las cualidades de iniciativa mental, fuerte personalidad o determinación, contribuyen en gran medida al poder de mando en la guerra. Son, de hecho, el sello distintivo de los Grandes Capitanes”.

Stalin estuvo cerca de un colapso mental cuando se enteró de la “Operación Barbarroja”,  el 22 de junio de 1941. Se retiró a su casa de campo durante días mientras el Ejército Rojo y la Fuerza Aérea fueron golpeados en todos los frentes. Sin embargo, a mediados de octubre, cuando los alemanes estaban a las puertas de Moscú, sus nervios se habían estabilizado lo suficiente como para quedarse y luchar.

El comportamiento de Charles de Gaulle el 25 de agosto de 1944, cuando asistió al servicio de liberación de Paris en Notre-Dame mientras se disparaban balas dentro de la misma catedral, también mostró nervios firmes y templados. Lo mismo sucedió con Margaret Thatcher durante la crisis de las Malvinas y después del intento de asesinato del IRA en octubre de 1984. Y por supuesto con Churchill durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Estos líderes tuvieron completo autocontrol en los momentos de crisis. Tal como lo hizo Napoleón cuando su ejército se retiró en las primeras etapas de la Batalla de Marengo.

La calma bajo presión es la quintaesencia del liderazgo, y otro de los elementos que definen a un gran líder.

8.- Persistencia inspiradora:

En octubre de 1944 el general George S. Patton definió liderazgo como la capacidad de “decirle a alguien que cree que está derrotado que en realidad no lo está”.

Dado que las guerras las gana quién vence en la última batalla, la capacidad de inspirar a los perdedores de la penúltima contienda es clave.

Aquí destaca la absoluta obstinación de George Washington en 1775 y la de Churchill en 1940.

Al margen de la evacuación de Brooklyn a través del East River en agosto de 1776, donde una extraña combinación de niebla baja y dirección adversa del viento impidió que la Royal Navy eliminara la débil fuerza de nueve mil hombres que le quedaba, George Washington tuvo pocos éxitos en 1775 y 1776.

Si bien Churchill dijo de Dunkerque: “las guerras no se ganan por evacuaciones”, también es cierto, como lo demuestra ése mismo evento, que el simple hecho de sobrevivir y escapar puede ser, en sí mismo, una victoria. Eso demostraron los revolucionarios estadounidenses. Sólo sobrevivir a las dificultades de Valley Forge durante el invierno mantuvo viva la causa. Y no podría haberse logrado sin el brillante liderazgo de George Washington y su ejemplo personal.

Lo que Liddell Hart llama “iniciativa mental, fuerte personalidad y determinación”, fue expuesto por Washington en ese invierno helado de 1776-1777.

Nadie se convierte en líder si no tiene una personalidad fuerte.

9.- Empatía:

Comprender la psicología de los demás es uno de los elementos que definen a un gran líder.

Se supone que para liderar a las personas se tiene que haber surgido de ellas. Pero eso no aplica en todos lo casos. Muchos de los grandes exponentes de la historia del liderazgo provenían de la clase acomodada o adinerada de sus países: Alejandro Magno, Julio César, Napoleón, Churchill, los dos Roosevelts y John F. Kennedy, entre una larga lista.

Pero a pesar de sus orígenes, todos tenían clara percepción de lo que motivaba a soldados y ciudadanos que provenían de entornos más bajos en la escala social. La capacidad de tener empatía es más importante que los antecedentes económicos o sociales.

Churchill nació en un palacio, nieto de un duque. Fue a una de las mejores escuelas de su  país y nunca tomó un autobús. Pero podía hablar directamente sobre las necesidades de lo que llamaba la “casa humilde”. Al comandar en las trincheras de la Gran Guerra, aprovechó su experiencia de campaña para asegurarse que los hombres tuvieran sus mismas comodidades: cerveza, pan fresco y un buen servicio postal para conectarlos con sus familias.

10.- Conciencia Política:

Todo líder debe tener un sexto sentido para la política. Desde la capacidad de percibir el golpe que quieran darle, pasando por un sentido del tiempo, aptitud para la observación, el don de resolver lo que es realmente importante y no una distracción, hasta la facultad de predecir el comportamiento de un oponente en diferentes escenarios.

El “oportunismo”, por supuesto, nunca puede ser subestimado. “Un estadista debe”, en la frase de Otto von Bismarck, “esperar y escuchar hasta que perciba los pasos de Dios sonando a través de los eventos; luego tiene que saltar hacia Él y agarrar el dobladillo de su túnica”.

Conclusión.-

A veces, por supuesto, tener todos estos atributos no es suficiente.

Napoleón poseía una asombrosa cantidad de cualidades de liderazgo. Pudo compartimentar su mente, planear meticulosamente y desarrollar un equipo de colaboradores capaz y bien entrenado. Podía apreciar el terreno y adivinar lo que estaba al otro lado de una colina. Cronometrar sus ataques perfectamente, exhibir nervios templados ante su séquito e incentivar el espíritu de cuerpo. Tenía capacidad de publicar proclamas inspiradoras, controlar el ciclo de noticias, adaptarse a los conceptos tácticos, hacer las preguntas correctas y mostrar una crueldad absoluta cuando era necesario.

Su carisma no fue creado artificialmente, y hasta el final disfrutó de notables apoyos de la fortuna. Siempre estaba decidido a identificar el momento en que podía explotar una ventaja numérica en un punto decisivo del campo de batalla. Napoleón tenía todos los rasgos positivos de liderazgo. Pero aun así cometió el terrible error en Maloyaroslavets el 25 de octubre de 1812, eligiendo la dirección incorrecta para sacar a su ejército de Rusia.

Por generosos que sean los duendes y las hadas cuando se reúnen alrededor de un gran líder para darle sus presentes, siempre parece haber un factor malicioso que arrebata un regalo de la cornucopia.

Si se desea conocer qué moverá corazones y mandará a multitudes hoy y en el futuro, solo hay una cosa que hacer: estudiar el pasado.

En mayo de 1953, Churchill dijo: “Estudia historia. Estudia historia. Allí yacen todos los secretos de la política estatal”.  Y lo mismo es cierto para el liderazgo de guerra, de los negocios o de la comunidad. Si hay una cualidad que todos los grandes líderes de guerra poseían, es la que Lord St. Vincent atribuyó a Horacio Nelson. A St. Vicent no le agradaba mucho su compañero almirante, pero admitió que Nelson “poseía el arte mágico de infundir su propio espíritu en los demás”.

Los grandes líderes pueden hacer que soldados y civiles crean que son parte de un propósito que importa más que su existencia, y que el espíritu del líder se funda en ellos. Los moralistas pueden decidir si se trata de un “arte mágico” o de una “genialidad siniestra”. Pero en ello reside el secreto del liderazgo exitoso.

(Adaptado, traducido y contextualizado por Carlos Nava Condarco del libro LEADERSHIP IN WAR de Andrew Roberts. Publicado por Viking e impreso por Penguin Publishing Group, una división de Penguin Random House, LLC. Copyright © 2019  by Andrew Roberts).

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe la próximas Publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:
Loading
Compartir

1 comment

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *