Inicio / Apoyo a los Emprendedores / 10 fundamentos de la Conciencia Emprendedora

10 fundamentos de la Conciencia Emprendedora

La Conciencia Emprendedora no puede resumirse en un pequeño conjunto de fundamentos. Esto siempre será un esfuerzo parcial. Pero contribuye con las intenciones del conocimiento, y eso es lo que importa.

Conciencia Emprendedora representa conocer con amplitud y profundidad lo que significa el acto de Emprender. Este conocimiento se resume apropiadamente en la siguiente afirmación:

“Emprender es una forma de vida”El emprendimiento no es solo un oficio, ni el hecho de establecer y administrar un Negocio. Es una forma de ver el mundo y entender la vida.

El desarrollo de la Conciencia Emprendedora no tiene nada que ver con las habilidades y aptitudes que tenga una persona para emprender. Tampoco con el deseo, la disposición y el afán que se imprima en la tarea. La Conciencia Emprendedora orienta y condiciona al individuo en todos los actos de su vida.

Estos son los 10 Fundamentos de la Conciencia Emprendedora:

(Del libro “Emprender es una forma de vida. Desarrollo de la Conciencia Emprendedora”)

1.- La Conciencia Emprendedora entiende lo que significa “éxito”.-

La interpretación del éxito es de carácter absolutamente personal. Exitosa es por tanto aquella persona que ha alcanzado el estado de vida personal y profesional que le acomoda en términos de satisfacción y bienestar.

El éxito demanda entender al menos lo siguiente:

  • Que la vida no es fácil.
  • La vida está compuesta de “pequeñas cosas”.
  • Que el éxito está compuesto de “pequeños logros”.
  • El hombre está llamado a ser grande.
  • Que el hombre está concebido para trascender en la vida.
  • Sólo aquel que cree en la posibilidad, lo hace posible.
  • Que el agradecimiento es la única calificación que merece la vida.
  • La elección de pareja es una decisión fundamental para caminar exitosamente en la vida.

Sin el apropiado eentendimiento de lo que significa éxito, los fundamentos de la Conciencia Emprendedora carecerían de su sentido de destino.

2.- Demanda vencer el temor al error y el fracaso.-

  • Entender que el temor, a diferencia del miedo o el terror, no tiene fundamentos racionales y puede ser controlado.
  • La historia de todo hombre es, finalmente, la historia de sus temores.
  • Entender que el triunfo y la derrota son hermanos siameses que se entienden en su íntima coexistencia.
  • En la vida sólo gana aquel que ha perdido y sólo pierde aquél que quiere ganar.
  • Comprender que la búsqueda del éxito involucra cometer errores.
  • El miedo al error provoca inacción y riesgo de no conseguir aciertos.

Sin la capacidad de vencer el temor al error y el fracaso, los fundamentos de la Conciencia Emprendora, adolecen de solidez.

3.-  La Conciencia Emprendedora entiende que el empleo no es el mejor vehículo para la realización profesional.-

  • No ayuda a alcanzar las cumbres del potencial técnico, solo consigue convertir a las personas en piezas valiosas de la maquinaria que hace funcionar el sistema.
  • Provoca que OTROS sean dueños del tiempo propio.
  • Consolida una vida limitada a la estrechez de la “Zona de Confort”.
  • No proporciona la libertad necesaria para buscar la felicidad.
  • Concluye en la jubilación, una consideración que asocia edad a capacidad de producción y contribución. Una idea de entender a ciertos hombres “dispensables” y a otros con obligación de mantenerlos.
  • Es una forma de condicionar las aptitudes y actitudes de las personas.

En entendimiento de la vida alrededor del empleo se inscribe en una estructura mental muy distinta a la que plantean los fundamentos de la Conciencia Emprendedora. De la misma forma que es imposible describir la naturaleza y vida de un tigre analizando a un ejemplar en cautiverio, así es imposible explicar el valor profesional de una persona remitiéndose a sus experiencias en un empleo.

4.- Exige que uno se reconozca como un profesional de valor.-

  • El profesional de valor entiende y reconoce el poder definitivo que existe en la renuncia para concluir con una relación laboral que no perfecciona su valor.
  • Sabe que trabajo y empleo no son sinónimos, y que el empleo no determina de ninguna manera el valor de una persona.
  • Reconoce las opciones que existen para generar ingresos al margen del empleo.
  • El profesional de valor entiende que toda persona, profesional y, por supuesto empleado, DEBE ser un Emprendedor porque gestiona y representa el Negocio que es en sí mismo.
  • Sujeta su desenvolvimiento a la máxima de “amar” lo que se hace y hacer lo que se “ama”.
  • El profesional de valor reconoce que depende exclusivamente de su capacidad de producción y sabe qué es ella.

Si el propio agente, en este caso el profesional, no reconoce el valor intrínseco que tiene, priva a la estructura general de uno de los principales fundamentos de la Conciencia Emprendedora.

5.- La Conciencia Emprendedora entiende lo que es NEGOCIO, ideas y capital para formarlo.-

  • El termino Negocio proviene del vocablo latín Negotium y significa “toda actividad que genera utilidad interés o provecho para quien la pone en práctica”. ¡Para que alguien afirme que está haciendo un Negocio debe estar produciendo y vendiendo algo!
  • Ideas pueden aparecer en cualquier parte. Pero aquellas coherentes con el sentido de Negocio provienen de algo que la persona sepa hacer mejor que otras.
  • Las buenas Ideas son escasas. Por eso valen más. Estudios, proyectos, análisis y dinero existen en todas partes, Ideas buenas no.

El entendimiento de lo que significa un Negocio es elemento central de la Conciencia Emprendedora.

6.- Conoce los factores fundamentales que garantizan el éxito de cualquier emprendimiento.-

  • “Ser el mejor del mundo en aquello que se hace”
  • Son los problemas, las frustraciones, las pérdidas y los fracasos quienes no mienten nunca y mejor enseñan las soluciones y remedios.
  • Replicarse en otras personas o estructuras. Conseguir que ellas vean y hagan las cosas como uno mismo.
  • Llevar el optimismo en el corazón y el pesimismo en la cabeza.
  • La perseverancia no sustituye la habilidad para DIRIGIR el negocio y tomar decisiones.
  • La publicidad es requisito INDISPENSABLE. El trabajo ordenado y productivo no tendrá fruto si nadie lo conoce y está en disposición de “comprarlo y pagarlo”.
  • Las deudas no son ni buenas ni malas, son más o menos necesarias.
  • Sin la participación de las familias pocos emprendimientos alcanzan éxito. Pero cuando se convierten en “posesión” familiar no tienen larga vida.
  • Las decisiones estratégicas, las más importantes o trascendentales, no deben tomarse bajo el criterio de habilitar un Plan “B”. Deben tomarse bajo el criterio de “quemar naves”.
  • Hacer de la victoria la única opción. “No existe sustituto para la victoria”.
  • La habilidad para las VENTAS no es un requisito profesional, es una demanda que presenta la vida para alcanzar los propósitos que se tengan. Las ventas y el propio sentido de Negocio no están inscritas en el sentido comercial de las cosas, están enraizadas en el carácter de todo lo que explica la existencia.
  • Sin paciencia nunca se llega a la meta.
  • Se aprende más entendiendo lo que NO debe hacerse que aquello que debe hacerse. De la primera forma se evitan errores, en tanto que de la segunda es “probable” conseguir aciertos.

7.-  La Conciencia Emprendedora entiende el COSTO que representa ser Emprendedor.-

  • El Emprendedor y el Empresario tienen “enemigos” que los responsabilizan de los males que azotan las economías y erosionan la sociedad.
  • Pocos oficios en la vida generan mayor sensación de Soledad que el emprendimiento.

Los fundamentos de la Conciencia Emprendedora se asientan en un costo. Si éste no se cubre, carecen de valor.

8.-  Sabe cómo enfrentar y resolver problemas.-

  • Los únicos problemas irresolubles se inscriben en el imaginario de la gente.
  • La respuesta a la adversidad es un dominio de la razón, no del corazón y menos del estómago.
  • Existen formas concretas de extraer beneficio de los problemas. Más allá de la gravedad que tengan o de la contrariedad que ocasionen.
  • Los problemas deben abordarse con el cuerpo descansado. En un cuerpo descansado el cerebro se esclarece y “reinicia”, formando nuevas asociaciones, alcanzando el nivel de creatividad que hace falta para encontrar soluciones.
  • Los problemas miden el tamaño que tiene el hombre, la “madera” de la que está hecho, el carácter que posee para encarar la vida. Las tribulaciones, contrariedades y conflictos tamizan el género humano y lo dividen entre aquellos que salen fortalecidos y los que emergen débiles y vulnerables.
  • Toda crisis es siempre una oportunidad. La historia de la humanidad es bitácora de logros, descubrimientos y victorias engendradas en momentos difíciles. Registro de hombres que destacan porque aceptan desafíos en situaciones complejas.
  • La fórmula definitiva para el tratamiento del dinero es simple: el hombre es quien debe DOMINAR el dinero y no dar margen a lo contrario.

Son los problemas, no necesariamente su solución, los que dan forma a uno de los fundamentos de la Conciencia Emprendedora. Sin la existencia de problemas no se pondría en ejercicio el proceso virtuoso y edificante de econtrarles solución y superarlos.

9.-  La Conciencia Emprendedora entiende que la ACTITUD es un requisito indispensable para cualquier cosa que valga la pena alcanzar en la vida.-

  • La aptitud clasifica a las personas, la actitud las califica. La aptitud es un recurso, la actitud un activo. La primera es factor facilitador, la segunda fuente de poder.
  • Solo existe una manera efectiva de enfrentar la frustración: convertirla en aliada y buena compañera de viaje.
  • La victoria que no conoce el dolor de la adversidad es victoria frágil que solo colma las expectativas del mediocre. La victoria grande reposa en el “fondo de la piscina”. Allá donde reina la oscuridad, el color de las desventuras e infortunios.
  • La indispensable capacidad de adaptarse a los CAMBIOS y la FLEXIBILIDAD para encararlos son cualidades de personas que saben conducirse en el desorden de la misma manera que lo hacen en el orden.

  • La queja demuestra falta de seguridad en uno mismo y ausencia de autoestima. En la vida existen dos tipos de personas: las que transitan “dando” de sí a los demás y las que lo hacen “pidiendo” un poco de todo para sí mismos. Con la queja no se da nada, y por el contrario se pide la consideración de los demás con la actitud de un mendigo.
  • La amargura es pena de prisión para quien no ha podido superar un mal momento, una situación dolorosa. La amargura es castigo para aquel que no supera el odio y el dolor. La persona amargada no es un ser libre, pero tristemente es dueña de sus propias cadenas.
  • En los momentos de mayor desesperación debe acudirse por igual a razonamientos y a emociones, nunca dejar el control a éstas últimas.
  • Quien no es dueño de sí mismo no puede considerarse dueño de nada. Apenas alguien a quien la vida otorga título de Inquilino fugaz.
  • Finalmente la vida es una larga caminata que solo demanda una cosa de la persona coherente: ¡sigue caminando!

No se cita la aptitud como uno de los fundamentos de la Conciencia Emprendedora, si no la actitud. Esto tiene un sentido que trasciende el entendimiento superficial, y que es necesario asimilar.

10.-  La Conciencia Emprendedora hace un manejo apropiado de las tensiones y el estrés.-

  • El afán es poco recomendable para que las actividades en el trabajo y en la vida alcancen buen puerto. Con él se cumple el dicho de: “no por madrugar amanece más temprano”.
  • Existen muchas causas que detonan el estrés, pero una fundamental tiene que ver con los procesos mentales. Allá, en los complejos entramados de la mente se desarrolla la dinámica que define la calidad de vida de las personas, su productividad y capacidad de ser competitivos.
  • La promesa que existe detrás de esta frase está revestida de enorme poder: “cambia tu forma de ver las cosas (esto es personal), y las cosas cambiarán (esto es todo lo demás)”.
  • El cambio que uno haga de sí mismo es llave poderosa de transformación general. Con él se inicia el camino que conduce a todos los objetivos elusivos. La reparación de relaciones afectadas, la superación de frustraciones, amarguras y el alcance de la propia felicidad. Si en este mundo de estrecheces y dificultades puede existir una fórmula mágica que cambie el sino del destino, ésa es sin duda, el cambio que uno pueda hacer de sí mismo.

Las tensiones y el estres enajenan el comportamiento de los individuos.

Provocan que sean rehenes de sus propias limitaciones. De esta forma anulan la propia existencia de los fundamentos de la Conciencia Emprendedora. Puesto que si debe construirse algo en particular para la funcionalidad de las personas en este mundo, ello debe estar sustentado en el dominio que ellas tengan de sí mismas.

Quedan en tintero muchos otros fundamentos de la Conciencia Emprendedora, pero éste debe ser un inicio que motive.

Libro: “Emprender es una forma de Vida. Desarrollo de la Conciencia Emprendedora

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe de forma directa las próximas publicaciones


 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *