Cómo encontrar ideas para un negocio

Cómo encontrar ideas para un negocio es una función del proceso de identificar las necesidades que tiene la gente. Es así de sencillo. La posibilidad de ayudar a las personas, en cualquier aspecto que les represente beneficio, es la idea semilla de un emprendimiento.

En la contextualización de éste hecho tan básico ayuda conceptualizar primero el término Negocio.

La definición etimológica de Negocio es: “actividad que genera utilidad, interés o provecho para quién la pone en práctica”. El Negocio es una función, no una estructura. No es lo mismo que empresa (como particularidad que muchas veces se desconoce), y constituye el objeto de trabajo del Emprendedor.

Todo Negocio se desarrolla como producto de un emprendimiento, más allá que luego se convierta en una Organización impersonal debido a su evolución. Y todo Negocio emerge a partir de una idea.

La acepción etimológica de Negocio permite una contextualización valiosa de la que pueden emerger  muchas ideas para cambiar la realidad, y el mundo.

Para que un Negocio se perfeccione y efectivamente le genere “utilidad, interés o provecho” al Emprendedor, debe simultáneamente representarle beneficio al destinatario: el comprador, cliente objetivo o consumidor. Por lo tanto, quién desea saber cómo encontrar ideas para un Negocio, debe preguntarse lo siguiente:

¿Cómo puedo ayudar a los demás? ¿Qué puedo hacer de provecho para la gente? ¿De qué forma ayudo a mejorar algo en la vida de las personas?

De las respuestas, cualquiera que fuese el contexto, emergen las ideas para montar un Negocio.

Si éstas generan beneficio a otras personas, inmediatamente producen utilidad, interés o provecho a quién la plantea. Y así comienza el circuito virtuoso del emprendimiento.

Ciertamente, mientras más grande la ayuda o el beneficio, mayor el potencial de la idea. Pero la magnitud y su perspectiva es irrelevante. Allá donde las ideas generen satisfacción de una necesidad o resolución de un problema de la gente, existe el embrión de un Negocio.

Los emprendimientos pueden fallar por muchos motivos. Pero si se fundamentan en elementos, situaciones y procesos que ayudan a los demás, el defecto no tiene origen en las ideas.

Por esto, es siempre más importante la ayuda que se le de a un Emprendedor para organizar y desarrollar el Negocio que para hallar ideas. Ésta últimas tiene génesis más simple que la tarea de convertirlas en realidad.

No es razonable que personas que tienen inquietudes para emprender, se pregunten cómo encontrar ideas para un Negocio.

Productos, servicios o procesos que sean de beneficio para alguien existen siempre, en toda actividad, rubro o giro. Emprender a partir de ésas ideas es otra cosa.

No son las ideas de negocios las que caracterizan a un Emprendedor. Es el hecho de tomar la decisión para implementarlas y organizar los esfuerzos de activación lo que lo califica.

Mientras existan hombres existirán necesidades y terreno fértil para ideas que puedan optimizar productos, procesos, servicios, etc.

Las ideas no tienen “tamaño” como tal. Por lo tanto no existe ventaja o demérito en ninguna. Toda idea de Negocio es como la boca de un pozo. Su magnitud no se mide en superficie, más bien en la riqueza que guarda en las profundidades y se manifiesta a medida que es explotado.

Cuando alguien afirma que tiene “una gran idea de Negocio”, en realidad tiene una similar a cualquier otra. Su potencial está en función de otras variables. Entre ellas la capacidad de darle vida por medio del emprendimiento.

Existe un denominador común en las ideas del bombillo eléctrico y el “clip”. Ambas sirvieron para ayudar a la gente. Que una haya revolucionado la vida de la humanidad y la otra las tareas de escritorio, corresponde a la magnitud del beneficio para los destinatarios. Los emprendedores detrás de ambas ideas tienen idéntico mérito, porque finalmente hicieron posible que se desarrollaran.

Todos los productos que existen, los servicios o procesos, pueden optimizarse en términos del beneficio que otorgan: TODOS. No hay uno solo que cumpla perfectamente su propósito. Por el  hecho simple que la perfección no existe en nada sobre la tierra.

El cómo encontrar ideas para un Negocio puede tener origen en cualquier producto, servicio o proceso existente. Sólo es necesario observar de qué manera se pueden mejorar sus prestaciones y beneficios. Esta es una veta inmensa para quién busca.

También existen ideas de negocios que se insertan en terrenos vírgenes o de poca exploración, pero esto no determina su calidad o naturaleza. Muchos entienden que si una idea no es completamente original, no es digna de considerarse, pero eso no es cierto. Toda idea, en tanto tenga el potencial de ayudar a alguien, es viable para planificar un emprendimiento.

Hay personas que tienen una visión muy desarrollada de las cosas, y en ése sentido son más aptas para identificar ideas ajenas a la percepción de la mayoría. Pero eso no limita el progreso de negocios y emprendimientos. No todos poseen visión, pero es igualmente útil ser un meticuloso OBSERVADOR  y alinear la respuesta sobre cómo encontrar ideas para un Negocio.

En el mundo de las ideas de Negocio, el Emprendedor destaca más en tanto buen observador que visionario. Finalmente la visión es también una observación, aunque más aguda y de mayor alcance.

No está mal calificar a un Emprendedor por visionario. Pero es más apropiado calificarlo como alguien dispuesto a ser de ayuda a los demás por medio de la explotación de una idea que les genere beneficio.

¡Cuánto “sinsentido” encontrarán muchos en esta afirmación! Especialmente aquellos que  poca estima le guardan al emprendimiento, al empresario, y todo aquello que exalta el NEGOCIO como vehículo de bienestar y desarrollo.

No existe emprendimiento que no sea virtuoso, digno y de sano aporte. Porque de hecho cada uno nace como respuesta a las necesidades de las personas.

Sin ideas de Negocio y emprendimientos, seguiría el hombre en las cavernas.

Ahora bien, hay que tener cuidado y pertinencia en las afirmaciones. No es Emprendedor quién tiene una idea. Ni siquiera aquel que pretende convertirla en un Negocio. Emprendedor es quién se inscribe en todo el proceso y trata de llevarlo adelante una y otra vez. Fracasando, alcanzando éxito y fracasando de nuevo para volverlo a intentar.

El Emprendedor no es producto de una idea de Negocio (exitosa o no). El Emprendedor produce ideas de Negocio una y otra vez, toda su vida. En la extensión exacta del tiempo que tienen las propias necesidades de las personas, aquellas que pretende satisfacer para hallar “utilidad, interés o provecho” mutuo.

Por esto, “algo falla” cuando una persona se define o se siente Emprendedor pero afirma no tener  “una idea de Negocio”. Esto solo comprueba que no existe sensibilidad para identificar las necesidades de la gente. Y que posiblemente se carece de Conciencia Emprendedora.

Lo que por otra parte no amerita juicio, puesto que nadie nace Emprendedor., de la misma forma que nadie nace inventor o artista. Todas son personas que cultivan y ordenan sus inclinaciones a lo largo de la vida. Con mayor o menor éxito, con  más o menos ayuda.

Y así como es cierto que nadie nace siendo Emprendedor, igualmente es verdad que la mayoría de las personas no tienen inclinación ni deseo de serlo nunca.

¿Quiere decir esto que el resto de la humanidad no tiene propensión de ayudar a la gente?

¡De ninguna manera!

El mundo no se divide entre los emprendedores y “todos los demás”.

El mundo está simplemente (y por fortuna), compuesto de individuos, todos iguales entre sí. Las personas se ayudan unas a otras, ¡seguro!, esto forma parte de su propia naturaleza.

Pero el momento que surge la actitud de ayudar incorporando el Negocio como vehículo, y cuando ésta intención se hace una práctica de vida, emerge un individuo distinto: el Emprendedor.

¡Cuán lejos se encuentra un Emprendedor de las ideas hedonistas de riqueza fácil, fama y fortuna! El emprendimiento no es un objetivo en sí mismo. Tampoco es un oficio. Emprender es una forma de vida, una manera de ver el mundo y entender la existencia.

Mezquino y mediocre es el criterio de aquellos que afanosamente califican al Emprendedor en función de sus logros prácticos o resultados concretos. De igual forma que absurdo sería calificar a los ingenieros de acuerdo a los que construyeron obras que salen en fotos de calendario. O a los artistas por lo cerca que su trabajo se encuentre de lo hecho por un Velázquez o un Beethoven.

Emprendedores los hay de todo tamaño y calibre. De mayor y menor éxito, según el “criterio social” del que se trate.

Cuando existe una persona que dedica su vida al sincero y noble trabajo de identificar necesidades de la gente y satisfacerlas a partir del desarrollo de un Negocio, existe un Emprendedor que merece ser enaltecido.

Mucho más si no hubiera tenido la fortuna de alcanzar todo el beneficio personal que anhelaba. Porque así se verifica la existencia de una persona coherente con sus principios de vida y su deseo de habitar el mundo en libertad. Buscando oportunidades para realizarse a partir de otorgar ayuda para que otros también mejoren la calidad de su existencia.

¿Ideas para un Negocio?

Que empiece entonces la tarea de identificar aquello que ayudará a la gente a mejorar algún aspecto, por pequeño que fuese, de su vida.

Ésta es la forma de Emprender y de cambiar el mundo. Una idea a la vez.

(Si precisas ayuda con tus ideas de Negocio o tu emprendimiento escríbeme a éste correo: carlosnava@elstrategos.com

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas Publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:
Loading
Compartir