Inicio / Apoyo a los Emprendedores / La victoria le debe ser arrebatada al mayor fracaso

La victoria le debe ser arrebatada al mayor fracaso

La victoria debe ser arrebatada al fracaso. Mientras más grande aquella, más alto su precio. En tanto mayor el éxito, más importante su costo. La vida no dispone sus favores gratuitamente, es indispensable conquistarlos. Cada fruto debe pagar su semilla, el esfuerzo del cultivo y la cosecha.

Y la vida no es, por supuesto, hueso fácil de roer. Tiene reservado premio para pocos, para unos cuantos privilegiados, aquellos que tienen el carácter para pagar el precio. 

A la vida no le arrebata galardones aquel que más sabe, ni el que más experiencia tiene. De la vida toma lo mejor el hombre de carácter, quién tiene disposición y ánimo para encajar las derrotas más dolorosas, las frustraciones más grandes, los mayores sacrificios.

Aquél que atraviesa tempestades con dientes apretados y rostro sereno, angustia recorriendo cada parte del cuerpo, pero disposición intacta. La vista fija en el objetivo, el sentir anclado en el solaz de los sueños.

Es al fracaso a quién le debe ser arrebatada la victoria. Ésta no puede ser alcanzada por el hombre que nada sabe de aquella, es imposible. La victoria que no conoce el dolor de la adversidad es una victoria frágil que solo colma las expectativas del mediocre. Aquel que lo mide todo a medias, y recurre a tonos de gris para observar la vida.

La victoria más grande reposa en el “fondo de la piscina”, allá donde reina la oscuridad, el color de las desventuras e infortunios.

A quién conoce de ésas profundidades pocas cosas lo atemorizan, y todo lo llama al agradecimiento. Allí, éste hombre construye la estructura fundamental de sus conocimientos, los convierte en sabiduría, en sana conducta y juicio prudente.

Existen las “victorias de papel”, como existen las lloviznas que espantan al flojo y lo llaman a reposo. Pero ésas victorias son efímeras. Carecen de sustento y se disipan tan rápido como se han formado. Tienen el mismo beneficio que la garúa para la siembra: pobre y distante reflejo de la lluvia.

Existen también victorias más sólidas, como existe la medalla de bronce o la de plata para reconocer al que no llegó en primer lugar. Muchos pueden suponer que en ello hay mérito, porque la distancia a la victoria definitiva fue corta, pero un abismo separa al que triunfó de aquellos que “casi” lo hicieron. Éstos últimos sienten un dolor que es mayor al que sobreviene a quien apenas hizo esfuerzo.

La victoria le debe ser arrebatada al mayor fracaso.

Algo separa la victoria parcial de la completa. Algo diferencia el éxito genuino de aquel que presume originalidad y contento. Ése algo es lo que el hombre encuentra y vive en el “fondo de la piscina”. El torbellino de emociones que genera el fracaso profundo, la adversidad repetida, la necesidad. La angustia de ver los sueños empañados, el juicio de los demás, la incredulidad del medio. La duda que acompaña el pan de cada día, el cansancio profundo que hace gemir los huesos. El llanto que se esconde tras el orgullo castigado, el sufrimiento de los que se quiere y acompañan inocentes el proceso.

Todo eso forma en el hombre el deseo de la victoria completa. Le proporciona el milagroso lubricante que permite que cada engranaje del éxito funcione: el agradecimiento.

No hay victoria total que no eche raíz en el gracias, en el reconocimiento humilde de la bienaventuranza, en el aprecio sentido de la fortuna.

Así como poco sabe del valor de un pan quién nunca ha sufrido su falta, poco sabe del agradecimiento por las cosas buenas que se consiguen en la vida quién no ha sentido su ausencia.

En el “fondo de la piscina” se conoce la humildad, y a ella se sujeta el hombre victorioso cuando alcanza la cima. Y por efecto de la humildad, su victoria es de beneficio para los demás.

En el “fondo de la piscina” se conoce la naturaleza de todos los hombres. La de quienes solo comparten el vino de la celebración y la de aquellos que comparten un vaso de agua en el infortunio. Así, conociendo la naturaleza de los hombres, quien triunfa ya no se equivoca en el juicio que forma del resto.

La victoria le debe ser arrebatada al dolor del fracaso.

En el “fondo de la piscina” se conoce el amor, porque éste abreva siempre en el amor propio, y sólo éste permite superar la prueba. Luego, pocas cosas existen de mayor bendición que el hombre que conoce el amor.

En el “fondo de la piscina” se descubren las artes del dominio propio y así se sujeta al enemigo mayor, ése que cada día acecha desde el espejo.

En el “fondo de la piscina” se conoce finalmente, y de cerca, el miedo. Allí se lo mira a los ojos, muchas veces en soledad, allí se lo mide, se lo toma por las astas y se lo somete.

En el “fondo de la piscina” se disuelve el orgullo como un helado al sol, igualmente el juicio fácil y el afán por la crítica ociosa. Luego, el hombre se convierte en dueño de un equilibrio que le permite ser líder y no oveja.

En el “fondo de la piscina” se ciernen los sueños e ilusiones. Allí quedan las más grandes, todo lo demás se va al drenaje.

Todo esto forma el carácter que no solo merece la victoria, más bien el que está destinado a encontrarla. Porque ha pagado el precio que la distingue de todo triunfo efímero.

Porque finalmente nada existe más allá del “fondo de la piscina”. Solo el camino para arriba, al aire puro y fresco, a la claridad, a la meta, a la victoria.

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas Publicaciones en tu correo


 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *