De tu sentido del humor depende lo que alcances en la vida

Peter F. Drucker el padre del Management moderno decía: “corresponde tomarse el trabajo en serio, pero nunca te tomes muy en serio a ti mismo”. Esta apreciación debe extenderse al entendimiento general de la existencia, porque ciertamente corresponde tomar la vida con seriedad, pero vivir… eso es otra cosa. Y para ello no hay mejor lubricante que el sentido del humor.

En el afán de hacer una exposición simpática se podría decir que hay pocas cosas más tristes que una persona que carezca de sentido del humor. Pero esta sería una afirmación banal, porque el asunto es muy serio. Quién no puede ver el mundo con un mínimo de alegría, sufre tremendamente.

En realidad, todo se trata de una cuestión de ACTITUD. Nada más. Una manera de sentir y entender las cosas que suceden. No hay destrezas involucradas en esto. Están en lo cierto quienes dicen que “tomarse las cosas con humor es un privilegio de la inteligencia”, pero ello no alude a conocimientos particulares.

El sentido del humor, en su interpretación más profunda, consiste en reconocer “la gracia” que acompaña a todas las cosas que suceden.

“Gracia”. Este hermoso término tiene dos interpretaciones concurrentes.  Significa benevolencia, favor o beneficio que se recibe sin ningún tipo de merecimiento. Y también es el don que poseen algunos para divertirse y hacer reír a través de palabras o actitudes.

La existencia es, evidentemente, una gracia concedida. Nadie tiene efectivo control sobre lo que depara el futuro. Hoy se está aquí y mañana quién sabe. En tanto esto es verdad, la vida es simplemente una gracia. Un favor, una bendición recibida sin ningún merecimiento.

Ahora bien, muchas personas (lastimosamente no las suficientes), encuentran reconfortante esa benevolencia. La ven como una bendición “agradable y grata”. Y desde este punto todo discurre con facilidad, porque del entendimiento de lo “grato” procede la significación de lo “gracioso” (del  término latín “gratus”, proviene el vocablo “gratiotus”).

No es que lo grato “puede ser” gracioso, es que en realidad lo es.

El sentido del humor es coherente con la naturaleza de la vida.

Por lo tanto, encontrar y entender su gracia es un acto de básica inteligencia. Reconocerlo es un imperativo existencial, y “celebrarlo”, un don maravilloso.

Quién celebra comparte e involucra a los demás. Transmite alegría, levanta el ánimo y enriquece el ambiente allá donde está. Mejorar así el mundo es uno de los dos frutos más grandes del sentido del humor. El otro, que es aún mayor, se expondrá luego.

Celebrar la gracia de la vida y propiciar el establecimiento de ambientes agradables, es un don que tienen pocos. A estos nada les está privado, porque poseen la actitud esencial de los vencedores.

También a efectos de liderar y dirigir a los demás, pocas cosas son más útiles que el sentido del humor.

En referencia a esto Dwigth  D. Eisenhower, el gran general y presidente americano decía: “El sentido del humor es parte del arte del liderazgo, de estar con la gente, de hacer que las cosas sucedan.” Un vehículo poderoso para construir relaciones, desarrollar fe, reconocimiento, percepciones de protección y amor.

Es una actitud que permite enfrentar los acontecimientos sin dejarse condicionar por la derrota o el infortunio. Una especie de baluarte, un refugio. Las personas con sentido del humor son capaces de salir adelante de asuntos delicados guiados por la esperanza y certeza de que todo puede mejorar.

La sabiduría popular gusta decir en momentos de dificultad: “Mantén la tranquilidad, todo se resolverá pronto. Un día te acordarás con una sonrisa de todo lo que pasaste ahora”.  Y esto es cierto. Aunque cueste entenderlo, en la vida todo está SIEMPRE bien. La realidad es absolutamente neutra. Cada persona interpreta y califica las cosas que le suceden de acuerdo al lente que porta.

Pues bien, el sentido del humor es “un lente” maravillosamente útil para apreciar todo. Incrementa la energía positiva de los acontecimientos y neutraliza la negativa.

¡Sonríale a la vida! En serio… No hay mejor acto de sano desafío y juiciosa aceptación.

Reflexione un momento en esto. ¿Hay algo más reconfortante que enfrentar la adversidad con una sonrisa? ¿No otorga esto más poder que el puño levantado? Por otra parte, piense en lo siguiente: ¿acaso sonríe la derrota?

Por otra parte, y posiblemente esto sea lo más importante, aprenda a reírse de buena gana de usted mismo. Este es el fruto más grande del sentido del humor.

Las personas que se toman muy en serio a sí mismas son dramáticamente débiles. Inseguras, susceptibles y acomplejadas. Viven en términos de un Ego que demanda incesante protección y cuidado. Son como enormes castillos de cristal que le temen hasta a la roca más pequeña.

Estas personas no pueden exponer grandes logros. Viven dando saltos de mata en mata, protegiéndose de todo lo que nos les parece apropiado. Alcanzan grotesco dominio en la gestión de la seriedad absoluta. Operan de acuerdo a la calificación ajena y se toman todo a pecho.

Quién es capaz de reírse de sí mismo, celebra su propia existencia. No es otra cosa. Nada reduce ni minimiza. No pide ni otorga. Solo relativiza la aparente majestuosidad de los eventos. Les da el tamaño que en realidad tienen.

Aprecie el tamaño del Universo. Toda nuestra galaxia es como una mota de polvo en el desierto. Imagine, en este contexto, la proporción de una simple persona. ¿Es razonable darse tanta importancia? ¿Es necesario considerarse el “hueco” del queque y suponer que todo gira conspirativamente alrededor?

¡Absurdo!

Por lo tanto ríase de usted mismo. Y con buena gana. Eso tiene el efecto del sol de mediodía sobre unos gramos de margarina. Si por nada se da por afectado, entonces nada puede afectarlo. El proceso empieza por allí: en uno mismo. Luego todo lo demás es accesorio. Lo que piensen o digan los demás, es problema de ellos.

Y hablando de “sentidos”…

Dice también la sabiduría popular que “el sentido común es el menos común de los sentidos”. En esto tampoco se equivoca. No tener sentido del humor es un despropósito básico y monumental.

Porque finalmente:

Si uno siempre presenta una sonrisa a la vida, obtiene de retorno también una sonrisa. Y si la vida le sonríe, ¿a qué más puede aspirar?

Twitter: @NavaCondarco

Suscríbete a mi Boletín y recibe las próximas publicaciones en tu correo

Recibe el mejor Contenido directamente en tu Correo:

 

Loading
Compartir